Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 09
    Marzo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Oviedo

    Crisis en Podemos: batallas de poder...

    Cuentan las crónicas que hay nuevas batallas intestinas entre las filas del cambio exprés. Los modernos ciegos, que ahora tienen ojos en todas partes, explican en sus paneles digitales, y en sus papelotes pintados, las luchas de poder en la formación liderada por el mediático Pablo, escasamente barbado pero ya suficientemente breado en peleas de gallos en el corral morado. No en vano estos muchachos pintaron de este color sus estandartes, que dicen los intérpretes de signos y pinturas, que viene a significar discusión, crisis, conflictos de ideas, gestos y palabras...

    Ya varios poderosos generales podemitas se subieron a sus carros para batallar ente ellos por imponer su idea, y algunos ya cayeron, superados por el rival y compañero, y se fueron apartando a las orillas, pues no se hace sangre, de momento, en estas lides. Quizás él, Pablo, sí sangró cuando tuvo que pasar el amor a la reserva en la vorágine de aquella controversia que ya se desfigura en el olvido... O quizás no; igual los generales no sangran por el alma.

    Quizás tampoco sangre ahora, que su compi y amigo, el ínclito Errejón, el paladín que derrotó a su otro amigo Monedero para hacer oficiales ciertas estrategias que conducen al poder, le planta cara para y le recuerda el cantar de las primarias. Y como parece que Pablo hace oídos sordos, nuevamente suenan los clarines de combate en las filas del partido de los círculos. Otra vez, los campeones confrontando y otra vez los perdedores dimitiendo, aunque, esta vez, quien dimite es gente de Errejón, que hasta ahora había hecho dimitir a los demás... Igual ahora dimitir es resistir. O igual, no, resistir sigue siendo persistir.

    El cronista ocasional, que mira y relata estas batallas, siente su imaginación y su memoria en fuga, galopando hacia territorios perdidos en el tiempo, en busca de civilizaciones que hayan basado su gobierno, de verdad, en la decisión de la muchedumbre erigida en asamblea... Y no encuentra ninguna que haya durado lo suficiente para que pudiera ser contada por algún testigo del milagro.

    El pueblo, hasta ahora, en las etapas de más luces, en el tiempo que los humanos habitamos el planeta, pudo llegar a controlar razonable y eficientemente a quien lo gobernaba para que no lo hiciese en beneficio de sí mismo, pues siempre el poder fue corruptor y el gobernante corruptible... Pero ese cantar del gobierno del pueblo para el pueblo, mientras la propiedad privada esté protegida por la ley, y la concupiscencia anide en el corazón del hombre, no es más que música celestial.  

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook