Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 11
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Oviedo

    De Gea en la frontera

    Los hados que mecen el planeta han tenido a bien agitar un poco este tiempo de comicios, aquí por la parte sur occidental de la vieja Europa. Teniendo, como tienen, a la ciudadanía repartida entre la abulia y la atención cansada a los aspirantes a cargos públicos bien remunerados que repiten convocatoria y, a una buena parte de la misma, más concentrada en la puesta en movimiento de la pelota europea que en cualquier otra cosa, han decidido salpimentar un poco la situación con un asunto que mezcle la moral con el balón y la decencia con el gol...
    Resulta que ahora, recién iniciada la liturgia del fútbol del mundo primigenio, salta la noticia de que el portero de la Roja anda metido en asuntos de bragas mercenarias, tratos con truhanes y, lo que es peor, abusos y violencias...
    Él niega la mayor, la menor y la del medio. Y el colega al que pillaron con la bragueta bajada y la mano ligera, según la denunciante -testigo protegida en un procedimiento abierto contra un individuo encarcelado por trata violenta, estafa y extorsión, entre otros cargos- también...
    Toca poner la cara de buenos chicos, jóvenes deportistas, hijos y novios ejemplares, que sin duda lo son... Lo que no quita que también puedan haber sido unos jóvenes millonarios que quisieron ponerles cara de chicos malotes a unas señoritas, parece que menores de edad, que hace unos años transitaban por la frontera entre el artisteo y el puterío, cuando ellos casi estaban empezando a hombrear, los angelitos...
    El morbo está servido y la mesa, puesta. Todo dios puede meter la cuchara en el plato. Los que defienden siempre a las mujeres, hayan hecho lo que hayan hecho, y los que siempre encuentran disculpa a quienes las agreden, compran o vejan, tienen aquí un hilo gordo del que tirar...
    Esta crónica, breve y triste como una balada de amor no correspondido, termina en una reflexión: España, Europa, y me temo que Occidente entero, camina hacia un escenario en el que las madres van a preguntarse, cada vez con más frecuencia, cómo será posible que sus hijos hayan hecho eso y sus hijas lo de más allá, o viceversa... No quieren entender que sus hijos y sus hijas han perdido, en un recodo del camino, los valores que controlan los apetitos desordenados, por no encontrarles utilidad alguna para el mismo. Y que, a muchos, la vida les va cerrando salidas de progreso, poco a poco, de forma que los obliga a utilizar rutas antiguas y peligrosas... Es en esas rutas donde se encuentran, aunque con roles contrapuestos los jóvenes ricos, comprando; y los pobres, vendiéndose... Y facilitando las cosas, los mercaderes, que les venden el humo del morbo y del beneficio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook