Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 08
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Oviedo

    De Valencia, títeres y neymares

    Febrero cumple su primera semana en este invierno recalentado y, mientras Pedro Sánchez vela sus armas de caballero en algún castillo, en las plazas y figones de la tierra que puede ser su feudo, si acierta en su juego de afirmaciones y negaciones, se habla de tres asuntos que mueven a polémica y desencuentros.

    Valencia sigue asustando a España, que se mesa los cabellos ante tamaño sindiós, ante tanta corrupción política, empresarial y financiera en cuyo epicentro está el Partido Popular. Sí, España señala, asombrada, herida e incrédula, a ese trozo de su cuerpo nacional comido por la gangrena del soborno y la mordida...

    El cronista ocasional que firma el billete, a veces, piensa que el perfil psicológico del españolito medio es equiparable al de un sujeto adulto cuyo desarrollo emocional haya quedado anclado en la lejana pubertad. Venimos a ser como mozalbetes, atrapados en un bucle emocional: cada vez que vemos a determinada chica, que vemos todos los días, que sabemos que vive al lado, se nos acelera el pulso y se nos suben los colores a la cara... Cada vez que nos cuentan un nuevo caso de corrupción, que nos  cuentan uno nuevo casi todos los días, corremos a buscar ceniza para cubrirnos con ella la cabeza...

    Los niveles de corrupción de Valencia son mayores que en comunidades más pobres; y menores que en comunidades más ricas... Otra cosa es lo que trascienda a los medios y cuándo... La corrupción en la financiación del PP es mayor que en la de IU, porque hay mucha más pasta para hacer masa... Si fuese al revés, la torna giraría probablemente... ¿Algún adulto, sin grave deterioro cognitivo, o sin estar afecto de prejuicio grave, puede creer que, en España, por ejemplo, hay más corrupción política que en Estados Unidos o en Rusia?... Pues eso...

     En lo que sí puede que España sea different es en el disbalance entre una prensa ultra rápida, una policía diligente y una justicia lenta hasta el puto desespere... Ese es el nudo gordiano que ahoga al Estado. La cabra tira al monte en todas partes. Cierto. Pero no en todas partes se tarda lo mismo en descubrir, en detener, en juzgar y en castigar: aquí somos muy rápidos en descubrir, pero nos dormimos en los laureles del camino...

    En Madrid, la buena gente de orden clama a voz en grito contra el Ayuntamiento de Carmena porque unos titiriteros contratados por la concejalía de Cultura han escenificado una función sacrílega. Dicen que se daban vivas a ETA, y que se ajusticiaba a un juez, o a un guardia, o a los dos; que menuda obrita para disfrute de los niños. Quieren que rueden cabezas políticas, a pesar de que se ha suspendido la función, se han emitido disculpas, y hasta se ha detenido a los “artistas”. En fin, últimamente todo huele a polvareda, hay un cierto tufillo a exceso... Madrileñito que sales al parque te guarde Dios, o la derechona o los podemitas han de helarte el corazón...

    Lo que parece que se atenúa es el eco de la bronca de Neymar Senior versus los esbirros de la prensa canallesca, en su facción deportiva tirando a color rosa, que pretendían grabar el divertimento de su vástago de oro y brillantes, sustento del clan, faro de Brasil, icono del sambafútbol, el cual celebraba su cumple bien cumplidamente... Lamentable espectáculo. Triste evidencia de que ni el dinero ni el oficio dan carta de respetabilidad a nadie... No sé yo si en este país nuestro, tan colgado de la prensa; en una sociedad tan pendiente de lo que se cuenta, tan influenciable por cómo se cuenta lo que se cuenta, no sería urgente y necesario legislar más y mejor sobre “contenidos de” y “procedimientos para”. Igual sí...

         

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook