Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 12
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Dudas y Deudas

     

    Desayunaba esta mañana, solo, sentado ante una barra desde la que me tentaban un montón de dulces y tiernas calorías. De fondo sonaban en la radio las voces de varios españoles que opinaban sobre esa huelga general, convocadas para dentro de nada, para unas fechas marcadas a fuego en la memoria del pueblo por el terror y la pena. Las calorías dulces, y tiernas, vencieron al final su pulso con mi pobre voluntad, que defendía el propósito, asumido hace unos días, de no seguir acumulando centímetros ahí donde peor parecen. Pensé, complaciente con mi debilidad, que de qué servía un propósito si no había lugar de renovarlo; las promesas mantenidas contra el viento de las tentaciones eran cosa de otro tiempo, y probablemente de otros hombres…
    Poco después subí a encontrarme con ideas y proyectos, antiguos y modernos, envueltos en carpetas, de vedad o virtuales, pero la atención se me escapaba y mi memoria se fue poblando, poco a poco, de los comentarios que había oído hacía un momento en la radio, mientras rompía mi plan de recobrar esa figura que, tal vez, nunca he tenido. De repente, me di cuenta que en las contestaciones de aquellos ciudadanos que argumentaban en contra o a favor de la huelga, independientemente de manifestarse a favor o en contra del momento escogido, o de la procedencia o no de la protesta, casi todos señalaban el tremendo sacrificio que iba a suponer perder el jornal, con la que está cayendo…
    Este cronista ocasional no ha sido nunca sagaz observador de fenómenos sociales. Ha sido, y es, observador captado con frecuencia por gestos y detalles que no resultan al fin concluyentes de nada. Por eso pongo en cuarentena esta impresión sacada de unas pocas manifestaciones oídas al azar… Pero no me resisto a ponerlas en este billete que releeré algún día, si Dios me conserva la curiosidad mejor que la cintura. Observo un cambio sustancial con otros tiempos en el tiempo que antecede a la protesta, no veo aquella determinación, aquel convencimiento absoluto en la posesión de la razón de parte, aquellos liderazgos firmes e incontestados, aquella pasión por levantar la voz y el puño. No sé si será que ahora somos otros, los hombres, o que son muy otras, las circunstancias… No sé; lo cierto es que no veo la misma disposición a contestar al gobierno por parte de esta sociedad, tan cargada de razones como de decepciones, dudas y deudas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook