Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 12
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Extremas y Derechas

     Ayer volvió por sus fueros la derecha extrema y españolista. Su puesta en escena fue en la celebración de la Diada de Cataluña, en un centro cultural de Madrid en el que se habían concitado, aparte del público interesado, varias personalidades, algunas con cargos institucionales, que viven desde hace años en los aledaños de esas fronteras virtuales que tan bien les rentan... De repente irrumpieron unos cuantos tipos mal encarados, gritaron consignas breves, mirando con desprecio e intimidando a los asistentes, insultaron a algunos, agredieron a unos cuantos y se fueron tras hacer trasposición de banderas y dejar un poco de gas lacrimógeno de recuerdo. Fue un asalto exprés...

    Este cronista ocasional siempre ha guardado distancia con los que miran por encima del hombro a los que no piensan como ellos, y mucho más si los ofenden de palabra, obra u omisión... Por eso, en estos asuntos de los nacionalismos y los separatismos, no encuentra acera por la que transitar. Y, por cierto, en ambos lados ve mucha derecha, y muy extremada...

    Entre los que ayer estaban departiendo, educada y amigablemente en esta ocasión, hay miembros de esa especie de lobby que manipula y falsea la historia, y aprovecha lo incierto del presente para perseguir intereses propios y bastardos que se contraponen gravemente a los generales de la nación.

    Los que entraron a alborotar carecen de cualquier pase a la decencia. Horribles formas, de matones y macarras..., pero sin embargo no decían ninguna mentira que se sepa. Parece que gritaban: “No nos engañan. Cataluña es España”...

    Tal vez lo triste de esta historia, que lleva camino de romper la Historia, es que eso lo tengan que decir los torpes y los violentos, y en este país tan grande (en extensión, al menos...), no haya nadie, con credibilidad y sin deudas contraídas, que sepa decirlo tan alto y tan claro pero educadamente y donde corresponda. Y que sea capaz de defender esa idea, al amparo de la legalidad vigente, y de cara a la ciudadanía, sin pactos ni trampas con terceros.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook