Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 27
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Hechos no consumados

     

    Si este cronista ocasional fuese evaluado por una inteligencia superior que pudiese llegar al fondo del alma sin escuchar palabras y escrutar gestos, probablemente obtuviese mejor calificación en el capítulo de propósitos que en el de hechos.
    Hace muchos años que me vengo proponiendo dejar de empezar el día viendo u oyendo a esa panda de tertulianos discutidores, demagogos y pelmazos que pululan por los diferentes programas de radio y TV haciendo caja. Tengo clínicamente demostrado que me producen acidez. Lo mismo me pasa con esos ciudadanos de a pie que entran en antena unos instantes para soltar sus prédicas radicales, algunos con las letras justas y otros aún sin ellas, pero demasiados con sobrepeso de intolerancia y mala uva. Estos, a mayores, me producen principios de depresión y pérdida de fe en la naturaleza humana.
    Esta mañana, sin embargo, al final de una lista de crispados ciudadanos que, desde mi aparato de radio, pretendían arreglar España con sus recetas, algunas bien pintorescas, ocupó su turno una voz que pausadamente explicó por qué las cosas estaban así de mal y no iban a cambiar para mejor. Dijo que los bancos españoles estaban en una situación crítica y necesitaban con urgencia dinero de Europa. Explicó que en los balances que los bancos presentaban y hacían públicos figuraban ciertamente superávits,  pero que eran engañosos y falsos, pues adjudicaban a su patrimonio inmobiliario (la parte gorda del total, en todos ellos) un valor teórico, muy superior al del mercado actual. Esta manipulación de la realidad económica es perfectamente conocida por las autoridades europeas, que saben, además, que ningún gobierno español puede obligar a la banca a jugar limpio, pues los partidos con posibilidades de gobernar tienen contraídas deudas desorbitadas, a las que de ninguna manera pueden hacer frente. Por lo tanto, tienen y tendrán la boca bien cerrada. Que nadie crea que la ayuda europea vaya a redundar en la mejora de las condiciones del crédito a la ciudadanía. Servirá para arreglar sus cuentas. Aquí siempre manda y mandará la banca a través de un  gobierno dependiente de un partido hipotecado.
    No sé si se podría haber explicado mejor y en menos tiempo. A veces merece la pena suspender en hechos, aunque haya que incorporar el Prozac al desayuno.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook