Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 03
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Jueces, fiscales, tronos y peones

     

     
    El cronista ocasional que firma este billete, numerario de la cuarta categoría de su título, se declara en suspensión de cualquier tipo de optimismo ante el desenlace que pueda tener el dichoso Caso Noos. Confiesa encontrarse abrumado, rozando el puro susto, ante la espiral de enfrentamiento institucional creada y alimentada por los representantes de las categorías primera y segunda del referido renglón cabecero.
    Esta espiral, con conceptos de derecho fiscal y administrativo en su epicentro, pero con muchos círculos de enormes intereses financieros y políticos en su periferia, amenaza con llevarse por delante la estabilidad del reino. Y eso no es bueno para ninguno de los cuatro estamentos referidos. Sin embargo solamente desde el tercero, ahora, parece que se sigue una linea de cierta distensión, a pesar de que está, porque se puso y porque lo han puesto, en el puro centro de la enorme balacera...
    Las otras tres partes del cuarteto de primera linea de esta playa de palabras, escritas al amor de una hermosa mañana de verano tierno, en el extremo septentrional de esta España extremada, se enrocan y ajustan la navaja a la faja o a la liga.
    El juez del caso, de talante calmo, aunque cada vez más tenso, parece acosado por el fiscal del mismo y recibe el auxilio del Consejo General del Poder Judicial. El fiscal, de mirada arrogante pero cada vez mas inquieto, recibe el apoyo del Consejo Fiscal. Ambos consejos defienden a los suyos, critican al contrario, y extienden sus pendones al aire, amenazantes... Parecen dos bandos enfrentados a todas luces, por más que estas luces amenacen tinieblas duraderas...
    En cuanto a los peones, ya de por sí tan dados a pintarse unos de blanco y otros de negro y mirarse malamente, ahora son espoleados y animados al enfrentamiento por los representantes de ese noble poder de este Estado en permanente estado de confusión...
    Desde el respeto, casi reverencial, y la debida distancia, hacia quienes administran el derecho ciudadano a vivir en armonía, este corresponsal de nadie intuye muy mal fondo en esta mar revuelta. Mucho tiene que haber para que tanto cueste avanzar a unos, con tanto viento de evidencias, pruebas y tanto sentido común haciendo de argamasa a sus planteamientos; y para que otros, se pongan tan en frente, tan a la descubierta del sentir de la gente. Al menos, de la inmensa mayoría de peones...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook