Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 03
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La monarquía y sus pilares

     

     
    La idea, que funcionó y colocó a España en un lugar al que quería venir el mundo, era vertebrar al país (tan dado a secesiones y disensiones) en torno a dos grandes partidos políticos fuertes, centrados y capaces de darse la alternativa de poder uno a otro sin correr riesgos de transiciones con derrumbe...
    El pilar más delicado de la monarquía era el Partido Socialista, por cuanto su fidelidad era nueva y en su seno pululaban corrientes que coqueteaban abiertamente con el ideal republicano. El otro pilar, el Partido Popular, era más fiable pues la figura del rey encajaba bien en su ideario, aunque también había en su extremo derecho una facción nostálgica de viejos tiempos imperiales con un general al frente.
    Con el paso del tiempo -cuarenta años son dos veces esa nada poética del viejo tango, lo cual es mucho, no sé si demasiado...- la crisis y el paro oscurecieron el cielo del país como nunca lo habían hecho, y el perro de la corrupción mordió, una y otra vez, en la casa real y en sus dos pilares. Mordió tanto, y tantas veces, que la gente, empobrecida ya o con miedo a  verse en esa situación, se enfada y golpea las columnas en las que muerde el perro y a la casa que sustentan. Golpea y golpea al PP, al PSOE y a la Monarquía. 
    Hay palos del pueblo para todos; y voz y votos para quienes jalean esa acción de leña al mono y proponen divisiones complejas sin la prueba del nueve... sin querer reparar en que el mal está en el perro y no, en las columnas ni en la institución que sustentan. Y el perro, en realidad, somos todos, unos con la boca grande y otros, más pequeña, pero somos todos, o sea, el afán de morder está en la naturaleza humana... Nuestra sociedad está desandando el camino que conduce a la generosidad, al esfuerzo y a la honradez, y camina hacia los territorios de la avaricia, la molicie y el trampeo... Y lo peor es que, en la ruta de regreso, va destruyendo las señales, va olvidando los valores, va dejando sin uso las reglas que amaestran al perro...
    Ahora, hay que hacer reformas en la casa grande, el Rey abdica y quiere dar entrada al nuevo rey. No es un buen momento, desde luego, para remover grandes pesos, con las paredes de la casa y los pilares que la sustentan dañados... Pero quizás sea el momento, porque las cosas de este palacio van despacio, pero parece que a peor.
    España se juega su futuro en un presente incierto... Mal momento para el juego. O bueno, según se mire...
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook