Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 03
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las manzanas del poder en el Reino de España

     En un seminario para gente sencilla -en un pueblecito pegado a la ladera de un gigante vestido de roca y verde, un trozo de país que cuando baja la niebla queda por encima del mundo, en una parte de esa Asturias que hasta hace nada se decía recóndita, en un trozo de ese Norte que todavía nos encoge la mirada al contemplarlo-, un docente cargado de paciencia exponía un símil, en el que la población entera de un país venía a ser como una gran cosecha de manzanas; y que, de ella, una fuerza superior -emanada de las armas, de las urnas, del poder del dinero, o de la interpretación de la voluntad de Dios, según los casos- elegía a unas cuantas, a las que encargaba del gobierno, administración y control de los asuntos públicos, así como de la supervisión de los los privados.

    Las manzanas elegidas (gobernantes, políticos, banqueros, jueces, obispos, empresarios, sindicalistas, etc...) se guardaban en una serie de arcas bien cerradas, pues era menester preservar su compleja función, aislándolas de contagios y presiones provenientes del resto de manzanas no elegidas. Había que protegerlas, para el ejercicio del poder, de la contaminación exterior. 
    Esto venía siendo así, desde que el mundo era mundo, en todos los reinos y repúblicas -insistía el ponente- y la ventaja de los regímenes democráticos, respecto a otros, menos evolucionados, era que en aquéllos se podía abrir los arcones a voluntad del pueblo, mediante determinados procedimientos y trámites, para comprobar el estado de las manzanas del poder...
     
    Me cuenta un conocido que estaba en el aula, que se empezó a levantar entre las mesas un murmullo que fue in crescendo hasta que el profesor hubo de interrumpir la exposición del tema, y preguntó a la clase qué era lo que hablaban entre ellos, que se dijese en alto y para todos... Entonces un paisano, que tenía la boina encima de la mesa, dijo tranquilamente:
    - Ná, que comentamos aquí, que, en esti reino, ca vez que se abre un arcón, fiede... 
    - Pero habrá que seguir abriéndolos ¿O no ? -planteó el ponente.
    - No sé -respondió el oyente veterano-... Igual había que tiralos al río y guardar les manzanes del poder de otra manera...
     
    España 'fiede' por los cuatro puntos cardinales, ciertamente... Y el pestazo de la corrupción no tiene solución de continuidad entre un asunto y otro. No hay descanso para las pituitarias patrias. Ayer, los Pujol, comisionistas y extorsionistas a lo largo y ancho de una vida. Hoy, los respetables y arrogantes señores de Bankia, Cajamadrid y poblaciones adyacentes, que pagaban sus facturas con tarjetas negras de vergüenza, cargando sus caprichos caros a las necesidades ajenas... ¿Quién asomará mañana su careto de tramposo por los telediarios de este reino?
    El día D para el futuro de España no es el 9-N de la consulta catalana. No solamente. Hay muchos otros días en los que otras noticias tiñen de vergüenza ajena a muchos españoles. A demasiados. Ya casi no queda vergüenza ajena en los mercados del reino.Y no hay estado que resista tanta vergüenza. Tampoco hay futuro en el oprobio...
    El cronista ocasional que trajo a este billete la anécdota del seminario al pie de las altas cumbres cree, de corazón, que el corazón del reino no puede seguir soportando tanta isquemia de sangre oxigenada de decencia. Va a ser necesaria cirugía. Cree que no se puede vivir con el olor de tanta podredumbre de manzanas. Vamos a tener que encontrar un sistema más fiable... 
    El asunto pinta feo.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook