Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 17
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Lunes, lunones...

     

    Hubo un tiempo en que este cronista ocasional que mira pasar la vida, y a veces gusta de contarla (sin duda, con intención parecida, pero ¡ay! tan distinto talento al del gran Gabo) no ponía la misma cara a los distintos días de la semana. Los había odiosos, que no prometían nada bueno y los había amables, llenos de proyectos y cargados de expectativas de risas y de fiesta. Entre los primeros a los que denominaba en aumentativo un tanto despectivo, figuraba el lunes en primera fila.
    Sí, hoy es día lunes, como dicen en aquellos lejanos lugares, donde tan bien se habla y escribe nuestro hermoso idioma. Ahora ya no le distingo de los demás días, y no le afrento al nombrarlo, pues los años se encargan de quitar relieves e igualar perfiles en todo lo que cuenta el tiempo.
    Hoy es lunes, 17 de octubre de 2011, y las presas y pantanos de esta tierra, hasta ahora pobre en tantas cosas menos en agua, ven cómo va disminuyendo su nivel, tras este otoño con piel de verano, que unos disfrutan y otros sufren. Sólo nos faltaba volver a aquello de  la pertinaz sequía. Cierta sequía ejecutiva, por cierto, ya parece notarse en nuestro gobierno autónomo, en alguna época llamado gobiernín, pues parece que se confiesa incapaz de elaborar el presupuesto de 2012, dejando a la pequeña patria en evidencia, pues sucede que las demás patrias o países dicen que sí van a poder hacerlo y presentarlo. Espero que a nadie se le ocurra enmendar la plana a aquel “Spanish is diferent”, enarbolando algo parecido a “Pues Asturies más”.
    En la patria grande hay problemas grandes y pequeños, como todos los días del Señor. Está el asunto del fin de ETA: unos la quieren hacer pasar al campo por la puerta de gratis, y otros quieren que pase por la de general,  pagando lo que tenga que pagar. Fiero es el gato para ponerle el cascabel y que quede bonito. Enredarán un rato con ese cascabel Rajoy y Rubalcaba el 7 de noviembre, que, mire usted por dónde, también será lunes, no sé si lunones para alguno… Y está el asunto del juicio de esa niña sevillana, muerta largo tiempo ha y vergonzantemente aún insepulta. Con ese cascabel no creo que quieran juguetear los padres de la patria en su partida pactada y televisada, pero en cualquier caso el país va a verle el plumero a la justicia en ambos: en el primero, unos lo verán de un color y otros, de otro; en el segundo, todos lo veremos del color de la vergüenza, porque el caso se resume en que unos pandilleros en zapatillas, asesinos detenidos y confesos, asesorados por bien trajeados letrados, llevan riéndose de la Justicia, de la Ley y del Sistema más que demasiado tiempo. Y las antenas del morbo echando humo y haciendo caja.  
    Hoy es un lunes muy lejano al de otras épocas, no sé si mejores, pero muy distintas: se dice que el año finalizará con menos de 4.000 empleos en el sector minero… en toda España. Uno recuerda cuando solamente en una empresa asturiana había 20.000 empleos directos. Ciertamente aquellos eran otros lunes aunque, eso sí, muy lunones para muchos.
    Y hoy aquí, en fin, en lo más doméstico y cercano, en lo menos trascendente, la gente hablará de lo que toca un lunes: un lunes malo para el Sporting que recogió poco para lo que al parecer sembró en Sevilla, y menos malo para el Oviedo, que recogió mucho para lo poco que al parecer sembró en su casa. Esto dará lugar, por supuesto, a no pocas variaciones y puntualizaciones en las tertulias mañaneras, porque todo depende del color de la camiseta con que cada uno haya vestido su corazón futbolero, allá en los tiempos de la infancia. Claro que mírese por donde se mire, lo cierto es que entre las dos huertas en las que ambos equipos laboran, media un abismo.
    Hubo un tiempo en que este cronista ocasional que mira pasar la vida, y a veces gusta de contarla (sin duda, con intención parecida, pero ¡ay! tan distinto talento al del gran Gabo) no ponía la misma cara a los distintos días de la semana. Los había odiosos, que no prometían nada bueno y los había amables, llenos de proyectos y cargados de expectativas de risas y de fiesta. Entre los primeros a los que denominaba en aumentativo un tanto despectivo, figuraba el lunes en primera fila.
    Sí, hoy es día lunes, como dicen en aquellos lejanos lugares, donde tan bien se habla y escribe nuestro hermoso idioma. Ahora ya no le distingo de los demás días, y no le afrento al nombrarlo, pues los años se encargan de quitar relieves e igualar perfiles en todo lo que cuenta el tiempo.
    Hoy es lunes, 17 de octubre de 2011, y las presas y pantanos de esta tierra, hasta ahora pobre en tantas cosas menos en agua, ven cómo va disminuyendo su nivel, tras este otoño con piel de verano, que unos disfrutan y otros sufren. Sólo nos faltaba volver a aquello de  la pertinaz sequía. Cierta sequía ejecutiva, por cierto, ya parece notarse en nuestro gobierno autónomo, en alguna época llamado gobiernín, pues parece que se confiesa incapaz de elaborar el presupuesto de 2012, dejando a la pequeña patria en evidencia, pues sucede que las demás patrias o países dicen que sí van a poder hacerlo y presentarlo. Espero que a nadie se le ocurra enmendar la plana a aquel “Spanish is diferent”, enarbolando algo parecido a “Pues Asturies más”.
    En la patria grande hay problemas grandes y pequeños, como todos los días del Señor. Está el asunto del fin de ETA: unos la quieren hacer pasar al campo por la puerta de gratis, y otros quieren que pase por la de general,  pagando lo que tenga que pagar. Fiero es el gato para ponerle el cascabel y que quede bonito. Enredarán un rato con ese cascabel Rajoy y Rubalcaba el 7 de noviembre, que, mire usted por dónde, también será lunes, no sé si lunones para alguno… Y está el asunto del juicio de esa niña sevillana, muerta largo tiempo ha y vergonzantemente aún insepulta. Con ese cascabel no creo que quieran juguetear los padres de la patria en su partida pactada y televisada, pero en cualquier caso el país va a verle el plumero a la justicia en ambos: en el primero, unos lo verán de un color y otros, de otro; en el segundo, todos lo veremos del color de la vergüenza, porque el caso se resume en que unos pandilleros en zapatillas, asesinos detenidos y confesos, asesorados por bien trajeados letrados, llevan riéndose de la Justicia, de la Ley y del Sistema más que demasiado tiempo. Y las antenas del morbo echando humo y haciendo caja.  
    Hoy es un lunes muy lejano al de otras épocas, no sé si mejores, pero muy distintas: se dice que el año finalizará con menos de 4.000 empleos en el sector minero… en toda España. Uno recuerda cuando solamente en una empresa asturiana había 20.000 empleos directos. Ciertamente aquellos eran otros lunes aunque, eso sí, muy lunones para muchos.
    Y hoy aquí, en fin, en lo más doméstico y cercano, en lo menos trascendente, la gente hablará de lo que toca un lunes: un lunes malo para el Sporting que recogió poco para lo que al parecer sembró en Sevilla, y menos malo para el Oviedo, que recogió mucho para lo poco que al parecer sembró en su casa. Esto dará lugar, por supuesto, a no pocas variaciones y puntualizaciones en las tertulias mañaneras, porque todo depende del color de la camiseta con que cada uno haya vestido su corazón futbolero, allá en los tiempos de la infancia. Claro que mírese por donde se mire, lo cierto es que entre las dos huertas en las que ambos equipos laboran, media un abismo.
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook