Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 25
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Memoria por Montero

     

    Una conocida presentadora de TV supo encontrar las cosquillas de la audiencia al dejar caer la duda sobre la posibilidad de que en algún lugar de un órgano muerto pudiera albergarse un trozo de memoria de la vida acabada.
    Miles de campanas tocaron a rebato llamando, unas a la chanza, celebrando el disparate, y otras a la refutación científica de tan desacertado planteamiento. En este sentido vinieron a decir, eminentes doctores y sesudos profesores, que el libro gordo de la ciencia pone bien clarito que solamente en el cerebro, capital del sistema nervioso central, se encuentran los recónditos parajes donde anida la delicada facultad de la memoria; y que los demás órganos y sistemas, provincias periféricas y carreteras secundarias del vasto territorio del organismo humano, están hechos de tejidos que no sirven más que para cubrir, formar o sostener las estructuras que han de realizar las funciones que desde el alto lugar se ordenan y regulan.
    La periodista, a la que unos escarnecen sin decoro con tinta más bien gruesa y otros rebaten, tildándola de poco menos que iletrada en ciencias, seguramente estará encantada de sí misma y de su acierto, pues dio de lleno en la diana hacia la que disparan casi todos los de su oficio: promover controversias concurridas y ocupar  buen lugar en las listas de audiencia.
    A este cronista ocasional de episodios reales o inventados le viene a la memoria -esté donde esté la condenada, pues cada día resulta de más difícil gobierno…- un tiempo, no tan lejano en la larga historia del mundo, en que los médicos creían firmemente  que casi todos los males se curaban sangrando a los enfermos y equilibrando humores; y otro, aún más reciente, en que recetaban para los dolores de las embarazadas ciertas pastillas que producían malformaciones en el feto. A todas las ciencias la vida las priva de grandeza…
    ¿Quién sabe?.. Tal vez algún día se acierte a encontrar el rastro de esos recuerdos de lo nunca vivido que tanto nos perturban, en otras memorias, distintas de la nuestra, llegadas a nosotros por contactos de íntimas presencias, o por añoranza de queridas ausencias...Tal vez los recuerdos puedan utilizar otros transmisores… Tal vez la memoria no se corresponda exactamente con la vida…Tal vez una vida no sea más que un poco de memoria…  

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook