Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 11
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Redactor Kafka

     

    Mayo nos vacila, firmándonos un tiempo impropio y excesivo… aunque nadie sabe bien dónde está la propiedad del tiempo; ni dónde, la justa medida de algo que no se puede pesar o medir a gusto de cualquiera.
    Hoy, viernes 11, nos llegan crónicas que bien podían ir firmadas por la prestigiosa pluma de aquel medio judío, medio checo, medio alemán, titular de un talento partido en tres mitades, o multiplicado por tres, según se mire, que igual complicaba el absurdo para hacerlo parecer sencillo y lógico, que simplificaba la complejidad para ofrecerla limpia de artificio y por ello, tal vez, de muy difícil comprensión; aquel, que tanto gustaba de anudar las tesis en sí mismas, tal vez para dar consistencia a su discurso, o para preservarlo de lastres retóricos y hacerlo así más asequible, o quizás, al contrario, ponerlo tras un velo de cierto desatino para evitar interpretaciones groseras…
    Se cuenta en estas crónicas que un gran empresario minero tranquiliza al sector, en estos tiempos de tan pocas confianzas, asegurando que no habrá despidos ni regulaciones. Pero dice que va a controlar con mano firme el absentismo, con lo que atranca la salida de emergencia, y que va a paralizar todo tipo de inversiones, con lo que trabajar, irá siendo cada vez menos seguro. Y que suprimirá todos los gastos, que sólo pagará nóminas y explosivos: las nóminas, eso sí, las reducirá en un 70 por ciento, porque los obreros no deben querer hacer el agosto en mayo, que no toca; de los explosivos parece que no va a discutir el precio.
    UP y D, aquel grumete que el destino puso a alternar con capitanes avezados hace unas cuantas semanas, se ve que adquirió práctica, estilo y gusto en la esgrima de salón y ya tira como experto. También conoce, por lo visto, el secreto de marear la perdiz, a la que, ahora, quiere cortar las alas, a la pobre. Dicen que anda por los pasillos de la Junta subido en el patinete del “veremos” y que trae de cabeza a más de uno…
    La banca y el gobierno parecen no entenderse demasiado; o tal vez sí. O quizás no haga falta, en realidad; o no haya más remedio…
    Y a Nadal le pintan la pista y le despistan, y Alonso sigue a rebufo de mil dudas, y el Sporting y el Oviedo tienen su futuro colgando de un hilito, demasiado fino para aguantar el peso de una esperanza razonable, pero la hinchada anda entonando no sé qué alirones de poderes y de vueltas…

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook