Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 13
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Oviedo

    Regeneración Popular

    La regeneración democrática es el nombre del barco para el que todos los líderes políticos de la ya llamada nueva España quieren conseguir billete de primera clase. Quieren que se les vea a bordo y que se les vea bien; que la gente sepa que ellos no tienen nada que ver con sobornos y mordidas, que abominan de la corrupción y de los corruptos, y que quieren reformar a fondo este país y sus instituciones.  

    Claro que hay uno que lo tiene feo... Rajoy no consigue el ansiado billete y no puede hacerse fotos en cubierta con los demás, con los inmaculados... Es lo que tiene ser el jefe de los indios: no le aceptan en el campamento de los blancos... Dicho, y así sea entendido, en el noble modo de ironía.

    Mucha gente coincide en dos premisas a rebufo de esta realidad y de otras paralelas: una, que sin el Partido Popular no hay gobernanza posible; y otra, que con don Mariano al frente, nadie compra las estampas... Aunque no esté imputado o investigado. Es el jefe de muchos imputados o investigados, de unos cuantos condenados, de otros que se fueron inexplicablemente de rositas, de varios que insultaron nuestra inteligencia con explicaciones ridículas emitidas desde altos atriles, y de demasiados a los que se les ve el pelo de la dehesa de la intolerancia y de la prepotencia cada vez que abren la boca desde sus puestos de representación ciudadana... En fin, es el jefe de demasiados indios malos.

    Hoy Maroto, uno de los llamados nuevos valores populares, un político que parece nadar en contra de algunas de las corrientes que provienen de las altas cumbres fundacionales del P. P.,  en una entrevista radiofónica amable, recitó con solvencia la lección sobre política actual, siguiendo los nuevos textos de la regeneración democrática. A este hombre, y a otros muchos de su partido no tiznados de culpas ni sospechas fundadas, habría muchos ciudadanos que estarían dispuestos a comprarle un pasaje que le permitiera subir a aquel barco... si no fuera porque, después de marcar diferencias con los corruptos de su partido, en general, hace fintas al discurso cuando se le sugiere tímidamente que concrete, que se defina sobre la actuación de determinados colegas y, sobre todo, sobre de la de su jefe. Ahí ya cambia de texto y acude al viejo manual que ha sido manejado, y mancillado, por tantas manos manchadas de culpa.

    El Partido Popular es un vehículo de participación ciudadana del que no se puede prescindir, si se pretende una andadura con las mínimas garantías en el régimen político que nos hemos dado los españoles. Si sus conductores han perdido los puntos del carnet, hay muchos pasajeros que pueden sustituirlos. Sólo tienen que presentarse al examen de promoción interna para conseguir la licencia necesaria. Eso sí, deben estudiar por los nuevos textos. Los antiguos ya no sirven; mejor que rompan los discos duros en los que los tienen guardados.  

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook