Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 23
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Segundas nupcias

     El otro día comentábamos entre amigos ciertos datos publicados no hace mucho, no recuerdo dónde ni por quién, en los que se reflejaba el gran incremento experimentado, en los últimos años, en las segundas nupcias. Computaban también en el cálculo las uniones de hecho que cumplían ciertos requisitos que también escaparon, no se sí a mi atención o a mi memoria...

    Lo que sí recuerdo es que una muy querida contertulia, cuya opinión siempre he tenido en gran estima, con cierta perversa intención en la sonrisa y un casi imperceptible estrabismo en la mirada, que pone sobre aviso a quienes la conocemos de que se dispone a disparar por elevación, se apresuró a sostener que, en nuestro medio, los viudos se casan pensando en buscar solución para algunos asuntos prácticos en sus vidas, y las viudas lo hacen sin pensar en que van a encontrar complicaciones en muchos otros que ya tenían bien resueltos...
    Celebrando la ironía en esa intención de dibujar al hombre entrado en años como una caja de problemas envuelta en un aparente papel de soluciones, y en ejercicio de una legítima defensa propia en diferido, tuve a bien añadir, sin ninguna pretensión de iniciar una discusión sexista, que si son ciertos los datos comentados y la reflexión expuesta a su rebufo, a la mujer nos la sigue matando el fuego amigo: le adjudican, en el mismo paquete, la famosa inteligencia para lo práctico, y una empecinada necedad para lo trascendente...
    Tal vez fuera más sencillo convenir que el hombre y la mujer, en la juventud, en la ancianidad y en las estaciones intermedias, prefieren correr el riesgo de encontrar una mala compañía a la fría certeza de persistir en una soledad que les aplasta... 
    Por esta ocasión hubo quórum y convinimos, por cierto con un gran vino...
     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook