Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 29
    Septiembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Oviedo

    Social-istmos

    La tierra de los socialistas -otrora una isla grande y bien plantada, de perfil redondeado, con costas abruptas salpicadas de calas más amables, fértil en los años buenos y yerma en los de sequía, poblada por gente solidaria, abierta, generosa, firme, y en ocasiones implacable, en sus principios y procedimientos...-ha ido estilizando su figura, enflaqueciendo su centro y estirando sus extremos hasta tocar, casi, los continentes de los que los padres fundadores, y sus más preclaros sucesores, procuraron siempre permanecer distantes. Sus moradores se fueron adaptando a la zona en que crecían, adoptando, los de los extremos, acentos de otros credos y hábitos de otras modas: así los del norte, que casi tocaban al continente en el que el río llamado Libertad desembocaba en el Mar del liberalismo, vestían trajes de autor, conducían coches premium y se hacían chalets principales para segundas viviendas; los del extremo sur, muy al contrario, hablaban con el acento de los del continente en el que el Rio libertad desembocaba en el Lago libertario y vestían de forma cuidadamente descuidada...
    Y la vida siguió corriendo, precipitándose vertiginosamente por las torrenteras de un tiempo loco, dibujando trayectos impensables en el mapa de la historia, y un día en la isla se dieron cuenta de que los de los extremos se habían ido, de un saltito, a los continentes que les prometieron seguridades, identidades,coherencias o cargos... Ya solo quedaban los del centro, que muchos eran viejos y habían perdido las fuerzas y las ganas de volver a vivir en territorio comanche, sufriendo incursiones de unos y de otros. Pero el mundo anda convulso y el mar, embravecido; y a las islas flacas todo son pulgas...
    El cielo está lleno de señales que llaman a la acción, al movimiento, al choque. El aire sopla inquieto por los pueblos y poblados de esta tierra socialista, ahora de tránsitos no ha mucho inconcebibles. El futuro es oscuro y ningún viento de los que soplan en la isla a la que le creció un istmo en cada extremo, parece traer ahora buenos presagios. Solo se oyen, de nuevo, los diálogos Norte-Sur y, de fondo, los tambores...

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook