Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 20
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sortu, rescates, nueves y terrores

     

    En la lejana antigüedad los héroes realizaban gestas admirables sobre las que se fundaban reinos y naciones. Muchos de ellos sucumbían en combates y encerronas, pero otros conseguían sobrevivir a los peligros a los que su arrojo los llevaba y se disponían a disfrutar de una paz por la que hubieron de vivir tanto tiempo en guerra…. Pero, a la larga, los héroes, los vivos y los muertos, terminan estorbando las maniobras de los que deben gobernar los territorios regados con su sangre.
     
    El Tribunal Constitucional acaba de legalizar Sortu como partido político. En una sentencia muy discutida, con seis votos a favor y cinco en contra, revoca la dictada en sentido contrario por el Tribunal Supremo en marzo del año pasado.
    España es claramente bipolar en asuntos como éste, con dos frentes formados por  partidos políticos, asociaciones ciudadanas y profesionales, ambos bien pertrechados de razones para proteger sus intereses. La defensa de los héroes, vivos o muertos, de una u otra parte, encona especialmente ese combate, de momento de ideas, que provoca una brecha enorme en el tejido social de este país tocado de pasión por banderías.
    También nos dividimos en dos en muchas otras cosas menos importantes. Por ejemplo, en llamar o no llamar a la bicha por su nombre: unos que si rescate, otros que si eufemismos. O en que si se debe jugar al futbol con un nueve o sin un nueve. Pero hay dos cosas que nos resumen y nos aúnan a todos los españolitos que hemos venido al mundo en este tiempo de confusión: en los bares y tascas todos vibramos con la Roja, y en la intimidad, ahí donde aquel ínclito presidente, castellano viejo, hablaba en catalán, todos nos confesamos, cada uno en nuestra lengua, el miedo a terminar en pobres.    

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook