Blog 
Mirando pasar la vida
RSS - Blog de Edu Arding

El autor

Blog Mirando pasar la vida - Edu Arding

Edu Arding

Un cronista ocasional y distraído que mira pasar la vida y a ratos perdidos, o encontrados, se sienta a contar sus impresiones.

Sobre este blog de Sociedad

Serán cuatro letras volanderas que no llegarán muy lejos...


Archivo

  • 13
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una mirada inquietante

     

    España mira a sus dirigentes con vista cansada y gesto abatido. Este país parece no poder ya con el desprestigio de sus instituciones, tanto es el mamoneo de quienes las ocupan y ocuparon, tanta la desfachatez que se evidencia en actitudes y comportamientos de esta clase dirigente, que parece empeñada en una loca carrera hacia el despropósito, eso sí bien pertrechados de dietas, honores y prebendas; y agarrados obsesivamente a ellas, sin soltarlas pase lo que pase, caiga quien caiga, hasta que la derrota electoral o una sentencia judicial en firme se las arrebate.
    El espectáculo del Presidente del Gobierno presumiendo de haber ingresado al país en el club de los menesterosos, después de haber faltado a su palabra y al programa electoral con el que llegó al cargo, hiere la sensibilidad de muchos ciudadanos nacionales y extranjeros. La ópera bufa que el Presidente del Consejo General del Poder Judicial está protagonizando, auxiliado por sus leales, sordos y ciegos a los hechos e insensibles a la moral y a la ética, y atacado por sus enemigos, que han mordido en carne y no van a soltar la presa, sume a la ciudadanía en profundos valles de desesperanza en el presente y en el futuro.
    España contempla con tristeza, decepción o indignación a su clase dirigente, esa amalgama de altos cargos, grandes financieros y demás sujetos de poder, pulcramente embutidos en sus trajes, sotanas o uniformes de buen paño que, quiérase o no, constituyen el referente del país. Triste panorama el que debe contemplar el pueblo ciertamente. Pero más triste aún resultará el paisaje si ese pueblo torna la mirada hacia sí mismo y hace el esfuerzo de interpretar con honestidad lo que vea: probablemente será más de lo mismo de lo que ve en quienes ahora están en el machito. Esta gente no ha surgido por generación espontánea, ni hacen nada que no hayan hecho sus antecesores ni pretendan hacer los que les empujan para ponerse ellos. La crisis más tremenda es la de valores y aquí parece estar extendiéndose entre el pueblo como aquella nada en Fantasía.     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook