Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 02
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Declaraciones alianzas ocasiones perdidas inmovilismo

    A pie de urna

    En estos días nos sorprenden, al leer la prensa, las declaraciones y los dimes y diretes con que las personas con oportunidad de ocupar las Alcaldías o Presidencias de Comunidades Autónomas presentan, un tanto prematuramente, sus propuestas. Dejando a un lado las que sobre pactos ha presentado Dña. Esperanza Aguirre que, al parecer, no han cosechado mucho éxito, y que han desaparecido con tanta rapidez como fueron hechas públicas, las demás pecan, al menos, de precipitación.

    Además de que sean poco meditadas, utópicas o ilegales hay que tener en cuenta que ni está todo el pescado vendido, ni los poderes fácticos van a dejar de actuar. La política del corto plazo puede pone en peligro el largo plazo- queda poco tiempo hasta las elecciones generales para hacer cosas buenas, pero queda mucho para hacer cosas mala y poco para rectificarlas.

    Conciliar los intereses de las direcciones nacionales de los partidos con los intereses autonómicos, con los intereses locales y con las ambiciones de unos y de otros es un encaje de bolillos que también se ve dificultado por los odios ancestrales que se profesan, de modo especial, los partidos de ideologías afines; ya se sabe que los adversarios se sientan enfrente pero los enemigos al lado.

    Está por ver sí el ansia de poder es más fuerte que los odios acumulados entre correligionarios y afines, a lo largo de los años pasados en la oposición, y pueden cuajar pactos a dos, o a tres, para desalojar a uno. También veremos incoherencias y traiciones, tanto a los electores como a los principios, que se nos intentarán vender como actuaciones éticas o basadas en la responsabilidad.

    De momento lo que hay es una catarata de declaraciones que dejan al descubierto ambiciones, inconsistencias, ignorancia y mucho atrevimiento que no parece que presagien nada bueno. Decir como Dña. Ana Colau que no obedecerá las leyes injustas, solamente puede interpretarse en el sentido del mucho camino que le queda por recorrer para pasar de líder antisistema a alcaldesa de la segunda ciudad de España. Y que conste que su labor al frente de STOP DESAHUCIOS ayudó a crear una conciencia cívica, que antes era muy incipiente, sobre esa materia, que benefició, y continuará beneficiando, a un buen número de compatriotas.

    Estas elecciones han puesto de manifiesto la soledad del PP, no tiene aliados salvo pactos puntuales con Ciudadanos o con fuerzas regionalistas, y que por ello tiene que ganar con mayoría absoluta, y la fuerte caída del PSOE que necesita pactos a dos y tres bandas para alcanzar las cuotas de poder que corresponderían a un partido de esa entidad y, por cierto, las experiencias de pasados tripartitos fueron, por decirlo así, decepcionantes. El abrazo del oso es una metáfora aplicable a ciertos pactos.

    No han sido unas elecciones municipales y autonómicas normales. Han surgido nuevos partidos, la sociedad ha cambiado y continúan las viejas cuestiones sin resolver como sucede con el secesionismo catalán, que se ha presentado con mucha intensidad, y que se ha abordado a base de inmovilismo, pensando ,tal vez , que es un problema clásico de esos que se resuelven solos o no se resuelven, y esta vez no se ha resuelto. Es posible que la impavidez ante las dificultades , que puede dar resultado en la vida privada y en la cuestión del rescate, que pasó de total a bancario, no siempre sea un remedio de uso general.

    En todo caso se ha desaprovechado una mayoría absoluta, como nadie había tenido, y en lugar de utilizarla para hacer reformas , cambios de paradigma y de modelo de crecimiento se ha convertido en una ocasión perdida que, además, ha llevado el país hacia una cierta incertidumbre.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook