Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 25
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    crisis resultados Pactos arrogancia

    Ahora comienza la política ¿o el politiqueo?

    Bueno, ya tenemos los resultados de las elecciones municipales y autonómicas. Los ciudadanos hemos hablada y ahora, donde no hubo mayoría, comienza la política de pactos; ya veremos cómo resultan esos pactos que pueden influir, y mucho, en el resultado de las próximas elecciones generales. Queda poco tiempo para hacerlo bien, pero mucho para hacerlo mal.

    Las experiencias de pactos anteriores, y algunas propuestas avanzadas, por quienes pueden ser nuevos gestores públicos no inclinan ni al sosiego ni a la esperanza. Es difícil ser un gestor público normal; ser bueno es ya difícilmente alcanzable, y el hambre atrasada no es un buen consejero para impulsar la prudencia. A determinados sitios no se puede ir a aprender a costa de nuestros bolsillos, hay que ir ya aprendido, o al menos conocer esa diferencia, pero también es cierto que nadie nace aprendido.

    Las elecciones han supuesto un varapalo de cuidado al partido popular. Para saber quién ha ganado o perdido es suficiente con ver las caras, los gestos y los ademanes de quienes comparecen en televisión; puede apagarse el sonido, no es necesario. Por cierto la no comparecencia de D. Mariano Rajoy también habla por sí sola.

    Las palabras de D. Mariano Rajoy diciendo, en un mitin, aquello de que “nadie piensa ya en la recesión, el rescate o el paro” no son un solamente un desliz, son también la expresión de cómo D. Mariano, y algunos más de sus correligionarios, ven a la sociedad española. Es de esperar, o tal vez no, que la paliza recibida los haga descender al mundo real, en donde a la gente que vota, la que pone y quita gobiernos, le preocupa el paro y la recesión con todo lo que esto conlleva: emigración juvenil, precariedad laboral, bajos salarios, altos impuestos, empobrecimiento y disminución de la clase media, falta de expectativas, pérdida de calidad de los servicios públicos y un largo etc. etc. Parece que el PP no entiende a la sociedad española.

    Que vaya bien la macroeconomía, para que también llegue a ir bien la microeconomía, es necesario pero no suficiente para perdonar, u olvidar, muchas otras cosas: soberbia, prepotencia, arrogancia, creciente desigualdad social, promesas llevadas por el viento al rincón de irás y no volverás, corrupción a la que no se sabe, no se quiere o no se puede poner fin, falta de reformas estructurales en la Administración, trato privilegiado a determinados colectivos ya bien situados, enchufes y asesores y tantas otras cosas que, como la lluvia fina, acaban por calar en el los electores que se encaminan al colegio electoral con el cuchillo entre los dientes, es decir con la papeleta no PP en el bolsillo,o en el pensanmiento.La mejoría económica es necesaria, pero no suficiente para que todo sea perdonado.

    Este Gobierno, con su mayoría, tendría que haber abordado el cambio de modelo productivo para que, en un futuro, nuestro crecimiento no se viese estrangulado por el déficit de la balanza por cuenta corriente. Cuando la economía crece alrededor del 3%, las exportaciones y el turismo no pueden soportar el incremento de las importaciones y nuestro crecimiento entra en crisis. Esto viene sucediendo históricamente y corregirlo es una tarea larga, poco lucida y con beneficios que se verán en el futuro, es decir propia de estadistas que no abundan, y que un politico, que sí abundan, no tiene ninguna intención de emprender.

    Por otra parte sí no sucediera este castigo al Gobierno seríamos una anomalía entre los países que han pasado, o están en crisis, ya que suele ser el Gobierno encargado de gestionarla, y de superarla, el que sufre la ira de los ciudadanos. Es habitual que el premio sea el pase a la oposición.

    Una última consideración; nuestros políticos, y políticas, tienen en alta estima, o al menos lo dicen, a los políticos británicos, pero no parece que quieran emularlos. Allí dimiten cuando pierden las elecciones, aquí dicen que se han explicado mal y/o que hay que mejorar el mensaje para hacerlo llegar a los electores, o cualquier otra simpleza semejante. Veremos sí ahora son más originales o seguimos instalados en las mismas cantinelas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook