Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 03
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Paro afiliación cotizaciones industria

    Algunas cifras y datos.

    El Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha hecho públicos, en el día de hoy, los datos del mercado laboral del mes de agosto. Destaca la perdida de afiliados a la Seguridad Social (134.289 cotizantes menos), y el aumento del paro (21.679 parados registrados más); en términos anuales las cifras menos negativas (531.378 afiliados más y 359.975 parados registrados menos).

    Sin entrar en bailes de cifras y números llama la atención la aparente falta de concordancia ente las cifras del paro y las de afiliación, y es que no se puede obviar que hablamos de paro registrado, es decir de los apuntados como tales en las oficinas de INEM), y no de paro medido por la encuesta de población activa (la EPA), que es la cifra de paro homologada a nivel europeo. Como es evidente el paro EPA es mayor que el paro registrado; no todos, y todas, hacen el esfuerzo de acercarse a las oficinas de INEM, si no se deriva de ello algún tipo de beneficio.

    También hay que tener en cuenta que el número de parados depende de la población activa; sí esta bajase por cualquier causa, por ejemplo fuerte tasa de emigración de la población en edad laboral, bajaría también el número de parados.

    Una cifra fundamental es la evolución de los ingresos de la Seguridad Social. Parecería lógico que un incremento importante en el número de cotizantes se correspondiese con un aumento también importante de la recaudación, pero lamentablemente no es así. Las cotizaciones sólo están creciendo un 1,45% debido a la devaluación salarial, a la precariedad laboral y a las bonificaciones de la contratación, y esto ha provocado que el déficit de la Seguridad Social sea, en los siete primeros meses de 2015, de 4.423 millones de euros que es prácticamente el doble que el habido en el mismo período de 2014.

    No parece propio de un país desarrollado, que aspira a mantener un estado de bienestar aceptable, mantener sin correctivos un modelo laboral basado en el turismo estacional, la agroindustria y la construcción. La política de abandono industrial-la mejor política industrial es la que no existe según Solchaga, y así nos va- la venta de nuestra industria y de nuestras empresas de servicios, con la pérdida del “efecto sede” que ello comporta, y el escaso peso de la investigación – 1,5 % del PIB frente al 4% de Israel- ha colocado a este país en una situación de debilidad y dependencia de muy difícil corrección.

    Un ejemplo de lo que significa el “efecto sede” y la venta de la industria y los servicios; los centros de decisión y los puestos de trabajo de valor añadido se marchan y aquí queda lo que no puede ser deslocalizado. Iberia, Loewe y Tabacalera son ejemplos de pérdida de riqueza general y ganancia particular; estas tres empresas que podrían haber comprado fueron compradas para ganancia de unos pocos y pérdida para muchos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook