Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 29
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Calidad trampas contaminación multa rigor indemnizaciones

    Asunto Volkswagen

    Herr Calidad (nombre por el que era conocido el Sr. Martin Winterkorn, Presidente Ejecutivo del Grupo Volkswagen), parece ser que no lo era tanto. Es el responsable último del engaño masivo a los reguladores, al mercado y a los consumidores que durante años realizó el mayor grupo automovilístico del mundo; al parecer no podían cumplir las exigencias medioambientales, y al mismo tiempo lograr unos costes de producción y mantenimiento de sus vehículos que fuesen competitivos en el mercado, y decidieron tirar por las calle de en medio. Con un sistema diseñado por la firma Bosch, que reconocía cuando un vehículo estaba pasando una prueba o circulaba libremente, se engañó a los consumidores, se contaminó a mansalva y se ganó dinero a espuertas.

    Sorprendentemente se mantuvo el secreto, que tenía que ser conocido por mucha gente, y el sistema funcionó durante años y a escala industrial. Se baraja la cifra de 11 millones de vehículos trucados, y es que las chapuzas alemanas son a lo grande. Aunque no es lo mismo no está de más recordar que, en 2011, el Instituto de Higiene de Hamburgo culpó a los pepinos importados de España de ser los causantes de un brote de E.Coli, que provocó la muerte de varias personas, cuando en realidad el origen del mal estaba en unos brotes germinados de soja de una granja de Baja Sajonia. Estos dos ejemplos cuestionan el rigor del “made in Germany”, pero ya se sabe que como dice el refrán “en todas partes cuecen habas”, y es que, aún cuando hay que reconocer el buen trabajo y la seriedad de que, generalmente, hacen gala los alemanes, los dogmas de fe pertenecen al ámbito espiritual, y cuando se trasladan a lo terrenal rozan el papanatismo.

    Ante casos como el de Volkswagen, y el de Bankia, se dice aquello de “too big, to fail”, o lo que es lo mismo “demasiado grande para caer”. ¿Se imaginan una Barcelona sin SEAT/AUDI y/o una Pamplona sin Volkswagen? No hay duda de que el prestigio de la marca sufrirá una fuerte caída, y que las multas y las compensaciones van a ser más que millonarias, y de algún sitio tendrán que salir. Siempre se ha dicho que sobran más de una fábrica de automóviles en Europa, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid no cabe descartar nada, pero en caso de apuros el efecto sede se dejará sentir.

    Lo que, a pesar de la frecuencia con que se repite, no deja de sorprender son las indemnizaciones con que se marchan los altos directivos cuando, por el motivo que sea, dejan una empresa. En este caso Herr Calidad se despide con 28 millones de euros en su plan de pensiones, y al parecer no hay ninguna cláusula de salvaguardia para impedir que quien ha llevado a su empresa a una situación más que delicada perciba esa cantidad. Pero ya se sabe que hoy por ti y mañana por mí, y en eso las orillas del Rhin, del Manzanares, del Llobregat y de cualquier otra cuenca fluvial son asombrosamente parecidas; aunque el Rhin sea más caudaloso, en los otros caudales nuestros empresarios, banqueros y caja ahorristas no se quedan atrás, ni cuando se marchan ni cuando los echan.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook