Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 16
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Idiomas oportunidades educación presupuesto ingles

    Bable cooficial.

    Hace algunos días en la TPA podía verse una película de Clint Eastwood, en la que hacía el papel de policía, duro entre los duros, muy bien acompañado de su inseparable revolver “500 Smith & Wesson Magnum”. Este revolver era el mismo que enseñaba a un detenido que hacia ademán de huir, diciendo además la conocida frase “alégrame el día”. Lo único novedoso del film era que estaba doblado al bable/asturiano; con toda seguridad no debía de ser la primera película doblada.

     Hace también pocos días el Consejero de Educación, Sr. Alonso, manifestaba su intención de impulsar la cooficialidad del bable/asturiano, cuyo uso y promoción regula la ley 1/1998, de 28 de marzo. El Sr. Alonso pertenece a l’Academia de la Llingua Asturiana, y entra dentro de la lógica de las cosas que intente, desde su puesto, llevar a cabo su ideario lingüístico, que no debe de darse satisfecho con doblajes de películas y similares. Como nunca ocultó su pertenencia a l’Academia puede suponerse que las altas instancias del Gobierno, y del partido que lo soporta, no son desfavorables al impulso que el Consejero de Educación pretende dar al bable/asturiano.

     Cabe también pensar que este nombramiento pueda obedecer a compromisos internos, o incluso a pactos con otras fuerzas políticas que han apoyado, parlamentariamente, la constitución del actual Gobierno.

     Incluso, trayendo a colación a Maquiavelo y similares, puede pensarse que, al igual que según dicen la música amansa a las fieras, el poder, sin la música del dinero, amanse los afanes de más de un recién llegado, y que la cuestión de la Llingua, si no prosperara ahora, quede aplazada sine die; ya se sabe que no hay peor cuña que la propia madera. Pero bueno, Maquiavelo era italiano y aquí de finezza no andamos muy sobrados, como dijo Giulio Andreotti.

     Y es que las circunstancias mandan, y en estos momentos en los que cumplir una obligación legal (devolver a los funcionarios el 75% de la paga extra de diciembre de 2012, hacer frente al incremento del 1% de los sueldos para 2016 y la reapertura de carrera profesional) supone una gran dificultad económica, apoyar el uso del bable/asturiano con más presupuesto, es decir con más impuestos y/o deuda y/o reasignación de créditos, no parece una propuesta sensata, salvo que se haga con ese objetivo imposible del coste cero.

     Naturalmente ampliar al ámbito administrativo y educativo el uso del bable/asturiano, aunque fuese en menor medida que en Valencia, Baleares y las llamadas Comunidades históricas, supondría un yacimiento de empleo para los conocedores oficiales del bable/asturiano y un fuerte coste económico para las finanzas, no demasiado boyantes, del Principado.

     Pero hay además otro tema relativo a los costes de oportunidad. Sin dominar el inglés, y, según los casos, sin conocer otra lengua extranjera más, la empleabilidad disminuye; siempre habrá competidores que posean esos conocimientos, y a quienes no los posean no viene de más recordarles que el esfuerzo inútil engendra melancolía.

     Es de destacar, a título de ejemplo, que tanto los Srs. Montilla como los Srs. Más han llevado a sus hijos al Colegio Alemán. Con inglés y alemán, y contactos e influencias, no tendrán un futuro muy oscuro. Cuando los padres no son los Srs. Montilla, Más y otros muchos con poder, dinero o influencias, el dominio de idiomas es todavía más importante, y sí además se conoce el bable/asturiano mejor que mejor. Pero eso sí, el dominio idiomático por ese orden; el ascensor social de los desfavorecidos sigue siendo tener la educación de los favorecidos.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook