Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 13
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    AVE tomates holandeses e I+D+i

    Cambio de modelo productivo

    En un programa de TV, en la sexta concretamente, se emite un programa, presentado por D. Alberto Chicote, sobre el precio de los alimentos. Es muy interesante, aunque sería deseable que no se limitase a lo que podríamos llamar titulares de la información, y que fuese un poco más allá; de todos modos se aprenden cosas y se sacan conclusiones.

    Al parecer los tomates de Almería se ven desplazados del mercado por los tomates holandeses. En el programa comentado se ve como son destruidas muchas toneladas de tomates almerienses que no encuentran comprador con un precio medianamente rentable, los tomates holandeses son más baratos y se conservan en buen estado durante más tiempo; el tomate holandés expulsa del mercado a los tomates de Almería.

    Hace ya algunos años los cultivos hortofrutícolas, con una tecnología novedosa, sacaron del subdesarrollo a una amplia zona de Almería, y la creación de empleo y riqueza, en esa zona, ha continuado hasta nuestros días. Ahora los holandeses, con otra tecnología más avanzada, toman la delantera. Lo que se ha visto en el programa es que los tomates holandeses, de que tratamos, no se cultivan; se fabrican en auténticas naves industriales.

    Para no perder esa guerra, y otras parecidas hay que investigar e innovar, no basta con lamentarse, y eso exige recursos, estructuras adecuadas y dinero, mejor dicho mucho dinero. Suponiendo que se esté de acuerdo con esta premisa la pregunta que sigue es ¿de dónde se saca ese dinero?

    Al margen de que salga de un aumento impositivo, lo que parece difícil, la opción más viable es que proceda de reducir otras partidas menos necesarias, o menos prioritarias. Una propuesta es la presentada por el economista Sr. Garicano, autor del programa económico de Ciudadanos, que señala que la extensión prevista de la red del AVE es un lujo que nuestro país no puede permitirse. Sin entrar a fondo en sus razonamientos no parece lógico que España tenga la segunda red del mundo de alta velocidad, solamente superada por China, y que además de estar infrautilizada no es rentable económicamente. Entre sus grande aciertos está el haber permitido el desarrollo de una tecnología propia en esta materia que no puede perderse, pero, al igual que lo que sucede en Francia, hay que conseguirlo mantener la I+D+i  sin que esté condicionada al aumento, en extensión, de la red nacional.

    La propuesta del Sr. Garicano es detraer 1.000 millones de euros anuales, de los 3.500 millones previstos como gasto AVE, para dedicarlos a Institutos de Investigación, que ya existen, para que lleven a la industria los avances tecnológicos, y para dar músculo financiero a las empresas de alta tecnología, siguiendo el exitoso modelo empleado por Israel. Nada impide que TALGO y CAF, nuestras principales tecnológicas ferroviarias, se beneficien de estas ayudas. También habla el Sr.Garicano de la creación, con este dinero, de un Silicon Valley español.

    Es una propuesta que pretende iniciar el largo camino hacia el cambio del modelo productivo de nuestro país, y, aunque tarde mucho en dar resultados, alguna vez habrá que empezar. El hormigón y el ladrillo, como elementos básicos del desarrollo, no son el futuro deseable; nos conducen a un país “low cost” de trabajadores pobres, y por tanto de contribuyentes pobres y de cotizantes pobres, y siempre habrá, en al menos otros tres continentes, quien trabaje por menos.

    En cualquier caso le auguro al Sr.Garicano unas buenas dosis de desinformación y demagogia soportadas en la razonable, y muy intelectual, premisa de que “sí ellos lo tienen, nosotros también,no vamos a ser menos”, y eso en campaña electoral vende mucho, pero que mucho.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook