Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 17
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    inmovilismo euro Conllevanza Estatuto

    Cataluña ; reformas y Unión Europea

    Según un viejo aforismo hay dos tipos de problemas: los que se resuelven solos y los que no se resuelven, y el del encaje de Cataluña en España parece ser del segundo tipo, con matizaciones. Decía Ortega y Gasset, unos meses antes de que se aprobara el primer estatuto para Cataluña, que «el problema catalán no se puede resolver, sólo se puede conllevar; es un problema perpetuo y lo seguirá siendo mientras España subsista».

    Todos los Presidentes del Gobierno habidos hasta el de ahora modificaron al alza, por intereses puramente electorales, las competencias establecidas en el Estatuto del año 1979.El penúltimo de ellos propició, en 2006, uno nuevo que fue declarado no ajustado, parcialmente, a la Constitución por el Tribunal Constitucional. Visto con un poco de distancia llama la atención que los cambios estatutarios hayan obedecido a razones de política de partido, que tienen poco que ver con políticas de Estado, que agotaron, según todos los indicios, la “conllevanza” del 79.

    Otra “conllevanza” que dure una generación parece ser el único camino posible, pero exige abandonar el inmovilismo y moverse en todos los ámbitos de la vida ciudadana. La sociedad civil ha comenzado a hacerlo, pero la sociedad “política” sigue anclada en respuestas exclusivamente jurídicas, pero sin alternativas y propuestas atractivas para una buena parte de la sociedad catalana que desea seguir vinculada a España pero “en mejor”.

    Hay una parte de esa sociedad definitivamente perdida, al menos durante una generación, se haga lo que se haga, pero hay otra que desearía mantenerse unida con un proyecto más atractivo que pasase por una financiación más generosa y más justa que la actual, y por una delimitación competencial más clara, que respondiese a los sentimientos profundos de una parte considerable de la sociedad. En suma no abandonar a quienes no desean ser abandonados, aunque para conseguirlo hubiera que cambiar la Constitución. Por cierto ninguna de las Constituciones que en España han sido fue modificada, tal vez por eso murieron.

    Desde Ortega y Gasset hasta ahora han cambiado algunas cosas y han aparecido algunas ayudas externas para la “conllevanza”. Se llaman Unión Europea, euro, tratado de Schengen y todo el restante acervo comunitario.

    Alguien puede imaginarse una Cataluña fuera del euro y con fronteras y aduanas con el resto de España y Europa?. Los independentistas dicen que eso no es posible, que Europa no puede expulsar a una parte de su territorio pero, al menos, la duda persiste y el “corralito” griego es un aviso a navegantes.

    La “conllevanza “ de Ortega y Gasset tal vez se llame generosidad y Unión Europea.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook