Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 28
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    fraude Pagar en negro vivir en negro dinero físico.

    Debate,hipocresía y economía en negro.

    Hace algunos días, en un debate mantenido en la Sexta por los Srs. Albert Rivera y Pablo Iglesias, el moderador les preguntó si habían realizado algún pago en negro; después de dudar en la respuesta ambos manifestaron que era posible que lo hubieran hecho. Esta respuesta provocó que tanto algunos comentaristas, como algunos portavoces de partidos rivales se rasgasen las vestiduras, señalando, los más aguerridos, que esta respuesta los invalidaba para ocupar cualquier puesto en la vida pública.

    Les hubiese resultado fácil, a ambos, decir que no recordaban ninguno en ese momento, o cualquier otra respuesta poco comprometedora, pero sí la sinceridad a medias hace acto de presencia y tiene ese resultado, podemos prepararnos para continuar con respuestas estereotipadas, y ambivalentes, tan al uso, o directamente con mentiras también tan al uso. Como la falsa polémica no tuvo el eco esperado, al fin y a la postre la hipocresía social también tiene un límite, se apagó sin mayores consecuencias.

    Según diversas fuentes la economía sumergida, en nuestro país, llega a suponer el 20% del PIB, es decir supera los 200.000 millones de euros. Dejando a un lado las grandes bolsas del calzado, el textil, la bisutería y de las otras actividades que pueden realizarse en el domicilio particular o en pequeños locales o talleres, hay toda una economía en negro que se mueve a nuestro alrededor, con una gran complicidad o, al menos, con una gran tolerancia social.

    Se puede iniciar el día yendo a un gimnasio, que se ha pagado en metálico sin recibir ningún justificante; después se puede acudir a unas sesiones de fisioterapia, pagadas de la misma forma y con idéntica justificación; a continuación la peluquería y por la tarde a una consulta médica, en donde, en ambos casos, el papel moneda, sin recibos, continúa siendo la forma de pago usual.

    En el domicilio se puede tener la necesidad de algún arreglo, y también de algún servicio doméstico. No es infrecuente que ambas actividades generen economía sumergida. Poquito a poquito el 20% se pone a nuestro alcance.

    Los remedios para reducir la tasa de economía sumergida están inventados, y aunque algunos no puedan aplicarse, por aquello de mandar al paro a colectivos importantes que sí aflorasen ya no serían competitivos y además reducirían el nivel de vida de algunas zonas, algo habría que hacer. La informática, la inspección y el hacer partícipe al contribuyente de los beneficios de reducir la economía en negro, ayudarán a mejorar los resultados de lucha contra la economía sumergida, en que está embarcada la AEAT. Lo de los futbolistas, artistas, tenistas y demás gentes de posibles, que han sido multados y/o llevados ante los tribunales elevan la moral social, tan decaída últimamente.

    La necesidad ya se sabe que agudiza el ingenio, y en esta materia la valentía. Afortunadamente la conciencia social ha cambiado, y el que empapelen y multen a un futbolista ya no genera manifestaciones de apoyo incondicional, propias de países necesitados de un buen desarrollo social.

    Tal vez haya que dar el paso hacia la eliminación del dinero físico. En un país como el nuestro, en donde vivir sin una cuenta bancaria es imposible, el cambio puede ser incluso posible. Las ventajas son múltiples: no habría transporte de fondos, no habría grandes cajas fuertes, no se gastaría nada en fabricar y almacenar billetes y monedas, el fraude fiscal sería mucho más difícil y etc.etc.

    Por el contrario la invasión en nuestra intimidad sería todavía más apabullante. Y ya nos queda tan poca que perderla sería un lástima.Perderla por un “puñao de parné”.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook