Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 09
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Funcionarios Consejo Consultivo Diputaciones

    Dificultades para cambiar.La Comunidad de Madrid.

    Haciendo zapping se podía encontrar ayer, en 13 TV, una tertulia en la que participaba, entre otros, el Sr. Leguina. Este Sr. defendía, como un Júpiter tronante y con habilidad dialéctica, la pervivencia del Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, del que forma parte por su condición de ex Presidente de esa Comunidad.

    El Sr. Leguina, coreado unánimemente por los restantes miembros de la tertulia, defendía su trabajo basándose en lo mucho que los ex Presidentes, por sus meritos, conocimientos y experiencias, pueden aportar a ese organismo. Señalaba también que no estaba allí por dinero, sino por afán de servicio, ya que con artículos, libros, conferencias o cualquier otra actividad cultural, o divulgativa, podría ganar incluso más dinero. Se entiende que esas ganancias incluirían también el importe de las retribuciones en especie asociadas al puesto que honra con su presencia.

    Probablemente sea así y tal vez pueda ganar más dinero con esa actividad privada con que amenaza. Por otra parte, como se trataría de una tarea con un fuerte componente divulgativo, no cabe más que animarlo a que emprenda ese camino; el ganaría lo mismo, o más, y la sociedad se beneficiaría, en mayor medida si cabe, de los conocimientos que, sin sombra alguna de duda, aportaría al acervo común.

    Por eso no puede más que pedirse a Dña. Cristina Cifuentes que cumpla el pacto firmado con Ciudadanos y que elimine ,a toda pastilla, el Consejo Consultivo; los ciudadanos de Madrid, y de España entera, no podemos perdernos todo lo que el Sr. Leguina puede aportarnos como fruto de su actividad privada.

    Cuando la eliminación del Consejo Consultivo de Madrid no vaya seguido de ningún cataclismo bíblico, tal vez nuestra Comunidad Autónoma se decida a seguir sus pasos, y elimine también nuestro no menos inútil y costoso Consejo Consultivo. Su millón y medio de euros de presupuesto anual, y sus 18 funcionarios, encontrarían con toda seguridad un destino mejor.

    En esa misma tertulia el Sr. Maruenda señaló, con aquiescencia de sus compañeros, que no era posible eliminar las Diputaciones Provinciales ¿que se haría con su miles de funcionarios? Pues se haría, Sr. Maruenda, lo mismo que se hizo con los funcionarios de las Diputaciones de Asturias, Madrid, La Rioja, Cantabria y Murcia; integrarlos en la Comunidad Autónoma que asume sus funciones. Los funcionarios siguen a la función que se traspasa; así ha pasado y así pasará, sí se da ese paso.

    Los aspectos concretos señalados nos llevan a la dificultad que supone hacer cualquier cambio. Todo son resistencias por activa o por pasiva, y tiene que haber algo que empuje con más fuerza que lo que resiste. En el caso del Consejo Consultivo de Madrid la falta de votos para gobernar en solitario del PP y la necesidad de imagen de Ciudadanos, y ya se sabe lo que ocurre cuando se juntan el hambre y las ganas de comer. La composición política de nuestro Parlamento puede hacer abrigar, en principio, ciertas esperanzas de cambio por la necesidad de pactos, pero también cabe la posibilidad de que esos pactos acaben en repartos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook