Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 04
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Datos del INE ocupaciones dedicación.

    Discriminación salarial o laboral ?

    Es un lugar común y generalmente admitido la discriminación salarial entre hombres y mujeres. Aunque lo que sucede en el sector público y en las empresas con convenios y acuerdos laborales, que son mayoría, parezca desmentir esa creencia, no está de más visitar la página web del Instituto Nacional de Estadística (INE) y ver los datos que en ella aparecen sobre sueldos, salarios y jornada laboral del año 2013.

    Los datos del INE nos señalan que, en ese año, el sueldo femenino fue (salario bruto en 12 pagas) de 1.261,60 euros/mes, mientras que el de los hombres alcanzó los 2.102,10 euros/mes. Según esto las mujeres cobran, de media, el 77% del sueldo medio de los hombres.

    Esta cifra, que es la que suele aparecer en los medios de comunicación, puede inducir y de hecho induce a error; ya se sabe, como dijo D. Winston Churchill, que hay verdades, mentiras y estadísticas.

    Analizando con un mayor grado de detalle los datos, se observa que los tramos más bajos de los salarios son los ocupados, mayoritariamente, por mujeres. Esto se produce como consecuencia de que los trabajos menos cualificados son también femeninos, y además en los contratos a tiempo parcial  es  asimismo predominante la presencia femenina.

    También se aprecia que las mujeres tienen más contratos temporales- agricultura, industria conserverra, hostelería, etc.etc.- una menor antigüedad en el puesto de trabajo y ocupaciones menos cualificadas.

    En resumen hay explicación para ese 77%, que no puede decirse que sea debida, en términos estadísticos, a discriminación salarial, entendida como que a igual trabajo no hay igual salario. Lo que hay, en general, es discriminación laboral, ya que todavía el mundo femenino se ocupa de trabajos peor pagados, bien sea por sector profesional, cualificación o por tiempo de dedicación

    La conciliación de la vida laboral y familiar, y por supuesto la maternidad, juegan en contra de la incorporación de la mujer al mundo laboral, y también a que la brecha salarial existente no se reduzca. La escasez de trabajo, de cualquier trabajo, tira de las pretensiones y de las expectativas de todos hacia un suelo que no parece fácil de encontrar. Lo de mileurista, que hace algunos años era casi un insulto, ahora es un desiderátum al alcance de un grupo que parece aumentar de acuerdo con el aumento de la oferta de trabajo, que sigue produciéndose.

    Un inciso sobre eso de mileuristas. El 81,13% de los ingresos declarados por IRPF, en el año 2013, no superó los 30.000 euros. Esperemos que más pronto que tarde dejemos de ser un país low cost y pasemos, por lo menos, a normal cost.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook