Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 13
    Septiembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Bárcenas Lapuerta y Barberá.El Congreso y el Pacto de Toledo.

    Ecos de actualidad.

    En estos días la actualidad no deja de depararnos sorpresas, de toda clase y condición,aunque algunas cuando se analizan ya no lo son tanto.El aire puro, la vida ordenada, los menores gastos de comunidad, 35x2 formateados y  dos discos duros, así como las otras virtudes que pudiera tener Soto del Real no pesan tanto, en la báscula de las dudas, como el confort y las muchas comodidades que ofrece el barrio de Salamanca. Tal vez ésta u otras reflexiones, de sabe Dios qué naturaleza o condición, hayan llevado a D. Luís Bárcenas al convencimiento de inclinar la balanza a favor de la opción que, hoy por hoy y visto lo visto y lo que no se ve, le ofrece más confortabilidad. La fiscalía y la doctrina Botín completan el trío preciso para el off que, tal vez, pudiera producirse.

    Poca sorpresa es el apartamiento de D. Álvaro Lapuerta del juicio que pesaba sobre él debido a sus problemas de salud, por “demencia sobrevenida”. Lo, quizás, sorprendente es que se decide archivar la causa contra él “hasta que recobre la salud”, lo que a sus 89 años es un deseo que revela un grado de optimismo realmente loable.

    Dña. Rita, Barberá por supuesto, no llegó a Madrid, donde se la esperaba pero no se la deseaba .Se apeó en Cuenca, donde no se la esperaba pero se la deseaba. A Dña. Rita se la trata con mimo y consideración, cuidándola y protegiéndola hasta que, sí no aguantase o no fuese fuerte, se decidiera a pasar a ser La Cantaora, que todo puede pasar. Sí ello ocurriese, cosa nada fácil, sería colocada en la picota, y todas sus debilidades y flaquezas serían sometidas a escarnio público, y ella lo sabe. Por eso es previsible que haya un poco de cohetería, e incluso de traca, pero que la sangre no llegue al rio;los rios en el Levante llevan muy poca agua y el color rojo se nota mucho.

    Aunque a veces no lo parezca lo que importa son las Instituciones; las personas pasan, más o menos rápido, pero pasan, y por eso atentar contra ellas es una grave irresponsabilidad. Naturalmente se vengan, no se sabe cómo pero logran hacerlo. Una persona como Dña. Ana Pastor, con una gran trayectoria profesional, ha patinado en su cargo de Presidenta del Congreso, con una actitud partidista que no se corresponde con la naturaleza del puesto, y se ha cargado su prestigio, labrado durante muchos años de buen trabajo. Tal vez la amistad con el Sr. Rajoy le haya jugado una mala pasada, y le haya impedido estar en su lugar, a la altura del sitio que ocupa y comprender la naturaleza del mismo. En el pecado lleva la penitencia y es de esperar que la Institución se recupere y que Dña. Ana rectifique. El espectáculo de estos días, con lo del nombramiento del Sr. Soria, ha sido muy poco edificante.

    Otra falta de respeto a las Instituciones es el ¿globo sonda? del nombramiento de Dña. Celia Villalobos como Presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo, que estudiará el tema de las pensiones y de su financiación. Es posible que Dña. Celia lo hiciese muy bien, pero de prestigio anda muy justa y así se comienza muy mal. Hace falta un peso pesado, respetado por todos, para abordar un tema de esa envergadura, y los hay; el tema se lo merece.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook