Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • Ejemplaridad.

    Suponiendo, que es gerundio, que Hacienda, o mejor dicho la AEAT, no tuviera forma de conocer sí los datos que declarara cualquier contribuyente por IRPF o Patrimonio fuesen los verdaderos, es decir que no pudiera elaborar ninguna “paralela”, y que, además, el contribuyente conociera esta limitación ¿se declararía lo mismo que ahora? , y otra pregunta más ¿se haría declaración?

    Los paradisíacos moradores de paraísos fiscales saben que la AEAT no tiene más datos que los que conoce por alguna filtración, que en general se limita a dar a conocer al “pecador”, pero no los detalles, ni cualitativos ni cuantitativos, del “pecado”. El “pecador” fiscal intenta salir del trance y ganar la absolución de las gentes de escaso, mejor dicho nulo, sentido crítico con eso de “estar al corriente con mis obligaciones fiscales”, sabiendo él, y todos los que quieran saberlo, que eso es un brindis al sol. No se hacen “paralelas” en paraísos fiscales, y lo que haya declarado, sí es que ha declarado algo, no se puede comprobar por la AEAT, y por tanto su palabra, en el ámbito fiscal, tiene el valor que tiene, es decir ninguno.

    Alguno de los pillados en fuera de juego, de esos considerados/as como campechanos/as, se permite incluso actitudes de ofendido/a. Ya se sabe que la campechanía es, en muchas ocasiones, una actitud de condescendencia que puede llevar a un profundo malestar en el condescendiente, sí su actitud no es agradecida, ni apreciada en lo que vale, por parte de los favorecidos con su benevolencia. De todas maneras en este país, de tan escaso sentido crítico y de tanta manga ancha, esta gente tiene su público.

    Algún otro amenaza con marcharse de España. Pues mucha suerte y a hacer compañía, aunque eso sí en mejor situación, a todos esos jóvenes que, entre otras cosas, por falta de capital en el país, tienen que irse a otro en busca de mejor fortuna. Tal vez sí tantos ofendidos/as fiscales arrimaran el hombro, ni más ni menos que en la medida que les corresponde, la situación fuera un poco mejor que la que es.

    La opinión pública, y publicada, ha conseguido la dimisión de un Ministro mentiroso, y cada día que un Comisario Europeo, cónyuge de una “pecadora fiscal” ,que además arrastra una actitud no demasiado ejemplarizante en sus dudosamente compatibles negocios, permanezca en su cargo es un fracaso, uno más, para la ética pública de nuestro país.

    En el Principado tenemos nuestro caso: el Sr. Azcona, Presidente del Consejo Social de la Universidad de Oviedo, ha aparecido en los “papeles de Panamá”, y ha declarado, ça va de soi, que todas sus cuentas, acciones de compañías, sociedades y patrimonio "están absolutamente declaradas a Hacienda y sometidas al régimen fiscal correspondiente en España" donde asegura ha satisfecho sus obligaciones tributarias "con total transparencia". Púes hay que pedirle al Principado, que “con total transparencia” lo cese cuanto más pronto mejor, sí el Sr. Presidente del Consejo Social no tiene a bien dimitir. El Gobierno del Principado tiene que exigir ejemplaridad y predicar, también en este caso, con el ejemplo. Un puesto de representación pública debe de ser incompatible con estar representado por Mossack&Fonseca.

    El pasado día dos de mayo la Comunidad de Madrid entregó las medallas de esa Comunidad. Entre los premiados, con medalla de plata, estaba Arturo Pérez-Reverte, que habló de los “jóvenes exiliados, humillados y ninguneados" que deben abandonar España para buscarse el futuro. Este futuro no será el esperado sí la crónica falta de capital que padece nuestro país continua como hasta ahora. Cuando no hay ahorro nacional, es decir cuando no hay dinero en nuestros bancos por el motivo que sea, hay que pedir capitales prestados al exterior.

    Por cierto, esa distinción entre medallas de oro y plata en las condecoraciones autonómicas ¿no debería de finalizar, y dar un solo tipo de medalla a los condecorados? No estamos en una competición deportiva ni en el ámbito militar y estas distinciones, además de difíciles, pueden resultar injustas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook