Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 28
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    M Javier Vega de Seoane devaluaci flexibilidad

    El Circulo de Empresarios,de nuevo

    "Los parados, esos pobrecillos que están en la calle, estarían encantados de tener un marco laboral más flexible". D. Javier Vega de Seoane. Presidente del Círculo de Empresarios.

    Dña. Mónica de Oriol, que tantos momentos inolvidables ha dado al Círculo de Empresarios, tiene un sucesor, D. Javier Vega de Seoane, que a tenor de las palabras con que comenzó su mandato promete seguir por la senda marcada por su predecesora.

    Lo primero que llama la atención es comprobar que D. Javier Vega de Seoane no es un indocumentado, como podría parecer por esta parte de sus declaraciones, sino que ha cursado estudios técnicos y económicos de envergadura, lo que se compadece mal con la frasecita de marras, aunque las matemáticas y la empatía no tienen que ser necesariamente compañeros de viaje.

    Lo que chirría desde el principio es el tonillo paternalista, un mucho vintage, de sus palabras, propias de épocas superadas, aunque esta afirmación, en los tiempos que vivimos, puede ser discutible.

    Hasta ahora los carteles que enseñan “esos pobrecillos que están en la calle” no demuestran un entusiasmo excesivo en pedir “un marco laboral más flexible". Son mucho más prosaicos, y se limitan a decirnos cuál es su situación, y a pedirnos una ayuda o una limosna. Tal vez no estén debidamente concienciados, y no sepan que su desgracia se debe a la rigidez de la legislación laboral; cuando lo sepan cambiarán los carteles, se pondrán a la cabeza de la manifestación, serán más papistas que el papa y estarán encantados sí consiguen llegar, en buen estado físico y mental, al puerto, o al ¿huerto?, de la flexibilidad.

    Es de suponer que la flexibilidad deseada por el Sr. Vega de Seoane no sea como la que disfrutan en Bangladés, o similares; hasta ahí, de momento, no parece fácil llegar. Y por otra parte nuestra actual legislación laboral es mirada con los colmillos largos, por parte de organizaciones similares a la que dirige el Sr. Vega de Seoane, en Francia, Alemania o Italia por ejemplo. También nuestros costes laborales son menores que en esos países y nuestra flexibilidad laboral mayor, pero a pesar de todo eso no somos competitivos. Se sabe, pero no está de más repetirlo, que los costes laborales son un componente más de los costes de producción, y no siempre los más importantes.

    Algo falla y fiarlo todo a menos costes laborales y mayores facilidades para el despido tiene dos límites: siempre habrá personas ,en al menos otros tres continentes, dispuestas a trabajar más por menos, y además el mercado interior puede dejar de impulsar el desarrollo por falta de capacidad de consumo- a trabajadores pobres le corresponden compradores pobres y contribuyentes pobres por más flexibilidad que haya; milagros los justos.

    El cambio de modelo productivo que nos convierta en un país europeo normal, en cuanto a I+D+i e industria y tecnología, es la única salida. Los atajos vía devaluación salarial y desigualdad social tienen las patas muy cortas y se retroalimentan, exigiendo cada vez más flexibilización laboral y más rebajas salariales, para aportar cada vez menos; en resumen, un pan como unas tortas.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook