Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 13
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Grecia Elecciones euro opciones

    El General Euro

    La parte dura del acuerdo entre Grecia y los restantes países del Eurogrupo es lo que les espera a los pensionistas, a los enfermos, a los trabajadores pertenecientes a la otrora clase media, a los empleados excedentarios en el sector público y en las empresas privatizadas y a todos aquellos sobre cuyas espaldas recaerá el pago del rescate.

    Mantener durante tanto tiempo una clase dirigente, y unos políticos, cleptocráticos e incompetentes tiene este resultado. Sí fuesen unos sinvergüenzas cualificados la cosa podría funcionar, y sí fuesen honrados pero no demasiados listos también. La cuestión es que se juntan el hambre con las ganas de comer, y todo eso cae en terreno abonado; ya se sabe que según la discutida frase del conde Joseph de Maistre - político y filósofo saboyano
    muy conservador, que se opuso a las ideas de la Ilustración y de la Revolución francesa- cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

    Lo que parece inevitable son unas nuevas elecciones, y la cuestión es ¿para qué? Si ganasen los de antes, cualquiera de los dos, volvería el expolio y el latrocinio. Sí eso sirviera para modernizar el país- dotarlo de una administración pública de corte europeo, crear un catastro y una agencia tributaria moderna, mantener la corrupción en límites tolerables, dotarse de un administración de justicia resolutiva etc.etc.- hasta podría perdonarse el robo de acompañamiento de estas medidas, pero no hay garantía de que sean capaces de hacer ambas cosas-administrar y robar- al tiempo, la experiencia demuestra que solamente son capaces de hacer una.

    Los de ahora, que llevan pocos meses, se han encontrado con un problema difícil que no han sido capaces de encauzar, mejor dicho lo han empeorado. Están libres de polvo y paja, y tendrían que gestionar su derrota con el duro e impagable aprendizaje de estos días. Los griegos elegirán y tienen todo el derecho de equivocarse una vez más.

    El General Euro, que ha ganado esta batalla, ha venido para quedarse, y ahí estará como aviso a navegantes y como elemento disuasorio de cualquier veleidad rupturista, de la naturaleza que sea. El General Euro protege a los suyos; fuera de su alcance no hay más que soledad y pobreza y, en este mundo globalizado, ¿quién osaría abandonar el Club Euro para afrontar a pecho descubierto una aventura de un más que incierto futuro?

    Llama la atención la saña con que determinados medios pedían la expulsión de Grecia de la zona euro. Había poco raciocinio, mucho cálculo político y muchas ganas de darle un sopapo a algunas opciones políticas nacionales, mediante el sufrimiento y el desastre que supondría para el pueblo griego la expulsión de su país del euro. Sí a todo eso añadimos que Obama, no demasiado bien visto en determinados ámbitos, actuó de abogado defensor para que Grecia continuase en el euro, la frustración por su permanencia, aunque sea de este modo, es importante. No hay que desanimarse, otra vez será

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook