Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 22
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    IVA complemento salarial anual Diputaciones y Ayuntamientosó

    El pan y los Ferrari

    El viejo dicho que señala que “con las cosas de comer no se juega” ha sido sacudido por la propuesta electoral de Ciudadanos que contempla suprimir el tipo súper reducido del IVA, el del 4% vigente para alimentos y medicamentos, entre otras cosas, y sustituirlo por un tipo del 7%. La medida contempla también la desaparecerían de los otros dos tipos actuales, el reducido del 10% y el general del 21%, para que los tres tipos que ahora existen quedasen en dos, el citado 7%, como tipo reducido, y el general que sería el 18%.

    Esto, teóricamente, puede ser aceptable sí la letra pequeña sonase bien, y el reajuste beneficiase a los consumidores y no afectase a la actividad económica, ni a la recaudación. En fin la repera patatera, empleando palabras puestas de moda por el responsable de la AEAT.

    Al margen de consideraciones teóricas, y de estudios de gabinete, la propuesta de eliminar en estos momentos el tipo súper reducido del 4% es jugar con las cosas de comer. Esto es así por la situación de nuestro país, que ha sufrido, y está sufriendo, la llamada “devaluación salarial”, o dicho más claro una rebaja de sueldos y salarios que nos ha conducido a que el salario/hora en nuestro país sea un 18,4% inferior al de la media de la Unión Europea de los 28.Al bajar el nivel de vida de una buena parte de nuestra población, se tiene que dedicar a cosas de comer una parte mayor del sueldo, o de la pensión, de modo que subir el IVA de los alimentos supondría un mayor nivel de pobreza para todos aquellos que ya tienen dificultades para llenar la cesta de la compra.

    La experiencia también nos enseña que los precios tienen gran resistencias a bajar, y que nadie, salvo el mercado, garantiza que las cosas que ahora tributan al 10% o al 21% bajen su precio sí pasasen a tributar al 7% o al 18%. Lo que sí está garantizado es la subida de todo lo que ahora tributa al 4%.

    Supongo que la propuesta estará muy meditada, pero aunque la letra suene bien la música no la acompaña. Tocar en estos momentos el precio de los alimentos, que sí subirían, no es un ejercicio de prudencia, y a las pruebas hay que remitirse; ya se habla de que el pan y los Ferrari pagarían el mismo IVA lo que, “se non e vero e ben trovato”,  alarma a la opinión pública que quiere comprar las cosas de comer, y de sanar, sin sobresaltos y sin sufrimientos.

    Llama también la atención la propuesta del “complemento salarial anual”, es decir aportar rentas de origen fiscal, dinero de todos, para elevar hasta un nivel digno los sueldos indignos que perciben un buen número de trabajadores en nuestro país. Se señala que esta propuesta funciona muy bien en otros lugares, y no hay duda de que esto sea así, pero la situación laboral de nuestro país y la escasa capacidad de respuesta social que nos caracteriza pueden hacer fracasar esta propuesta. Un ejemplo puede servir: un empresario que está dispuesto a pagar 700 euros por un trabajo, y sabe que sí paga 500 euros la AEAT le dará a ese trabajador un complemento de, digamos, 200 euros ¿ cuánto creen que le pagará ese trabajador?Es muy posible que suceda lo mismo que con el precio de los pisos; el vendedor lo incrementaba en la misma cuantía, o más, que la deducción a la que tenía derecho el comprador en el IRPF y todos contentos, aunque por supuesto la alegría del vendedor tenía más fundamento.

    Otra propuesta es la supresión de las Diputaciones, a lo que solamente tienen motivo para oponerse los beneficiarios, que son muchos y muy variados, de ese yacimiento de empleo tan peculiar. Sí se llevase a cabo el caciquismo y la corrupción sufrirían un duro golpe. Habrá muchas resistencias a esta propuesta pero terminará, cueste más o cueste menos, por salir adelante.A esta idea le ha llegado su hora.

    La propuesta de” fusión fría” de los Ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes no parece muy valiente, y además generará muchas resistencias para poco fruto; se echa de menos aquí la valentía de la propuesta para congelar el AVE. El Consejo de Europa señaló los 10.000 habitantes como tamaño deseable de los Ayuntamientos, y la “fusión caliente” de municipios para alcanzar esa cifra sería lo deseable para lograr Ayuntamientos viables, y con capacidad para prestar servicios a sus ciudadanos.

    Naturalmente habría que dar presencia y contenido a las entidades menores de población incluidas en esos nuevos Ayuntamientos .Hay formulas sobradas y ensayadas ya en otros países, que ya llevaron a cabo este proceso antes que nosotros, para que los pobladores de las localidades integradas tuviesen mejores servicios que los que disfrutaban. De no hacerse a tiempo esta integración municipal no va quedar nadie, en pocos años, ni para hacerla, ni para disfrutarla ni para padecerla.Los Ayuntamientos sin pulso garantizan la despoblación.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook