Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 25
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Debates ganar y perder.

    Elecciones en Andalucia.Algunos apuntes

    He visto en TV dos cosas sobre las elecciones en Andalucía: el último debate entre los candidatos con representación parlamentaria (PSOE, PP e IU), transmitido por TVE, y la noche electoral en la transmisión hecha por la Sexta.

    Ha sido, al menos para mí, una sorpresa la intervención en el debate tanto del Sr. Moreno Bonilla como la de la Sra. Díaz. Encontré a la Sra. Díaz nerviosa, crispada y seria; interrumpiendo constantemente y envolviéndose en la bandera andaluza, a modo de burladero desde donde capear el temporal. Tenía otra idea de ella: empática, buena dialéctica, sonriente y gran comunicadora, y por eso me sorprendió su actitud en esta ocasión. Si esa es su reacción cuando las cosas no pintan bien, tal vez su comportamiento, en ese debate, no pueda achacarse a una cuestión de actitud sino de aptitud, aunque supongo que no sea así y que se trate de una mala noche, como le puede pasar a cualquiera. Pero para salir de Andalucía y dar el salto a la política nacional, en el supuesto de que quisiera hacerlo, no se pueden tener actuaciones mejorables televisadas en directo; la política es así de dura.

    El Sr. Moreno Bonilla, por el que nadie daba un duro, me sorprendió. Claro está que un debate, en el que se ataca al que está gobernando, da muchas oportunidades de lucimiento y de demagogia, pero hay que saber aprovecharlas y, a mi modo de ver, el aspirante lo hizo. Como dirían los taurinos estuvo “aseado”. Ahora es menos desconocido, pero el objetivo que le impusieron era inalcanzable; las elecciones las ternía pérdidas de antemano habida cuenta de las “ganas” que buena parte del electorado le tenía al Sr. Rajoy, y de los dos nuevos invitados al acontecimiento. El “suelo” que tienen los grandes partidos, es decir los incondicionales que siempre los votan con independencia de sus venturas y desventuras, salvó al Sr. Bonilla de una derrota mayor.

    Sobre la comparecencia postelectoral hay que admirar la cuidada escenografía empleada en la aparición de la Sra. Díaz, descendiendo, desde las alturas de su triunfo, por una rampa en compañía de un numeroso cortejo de incondicionales; el triunfo tiene siempre muchos amigos, incluso verdaderos.

    Al Sr. Moreno Bonilla lo dejaron más solo que la una; solamente unas pocas jóvenes, lo que es muy de destacar, lo acompañaban. No estaban allí ninguna de las personas, pongan vds.los nombres, que hubiesen acudido a socorrer al vencedor sí la fortuna, que es tan esquiva, le hubiese acompañado.

    UPyD e IU han sufrido lo suyo, y los cuchillos, en principio simbólicos, ya han hecho su aparición. Los cortes de cabeza, hay que esperar que también simulados, van a estar al orden del día, y las temibles hemerotecas nos darán momentos de regocijo.

    Dos nuevos invitados a la fiesta: Podemos que hacía gala de alegría, “ma non troppo”, por unos resultados buenos, pero inferiores a lo esperado, y Ciudadanos muy contentos por unos resultados también buenos, y superiores a lo esperado. Como se dice ahora han venido para quedarse, y para amargarle la fiesta a más de uno, de dos, de tres y de cuatro.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook