Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 07
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    deuda Impuesto de sucesiones déficit y austeridad.

    Menor impuesto de sucesiones,deuda y otros impuestos

    En el programa electoral del PSOE para las elecciones autonómicas, del próximo 24 de mayo, figura una, digámoslo así, adecuación del impuesto de sucesiones y donaciones. Como era de esperar la presión social ha hecho su efecto, y al menos esa aberración consistente en que sí la herencia no llegaba a 150.000 euros no se pagaba nada por ella, pero si era de 150.001 euros se pagaba por todo, sin deducción alguna, será eliminada en la próxima legislatura -los mal pensados suponen que un día antes de las elecciones del 24 de mayo de 2019.

    Eliminar un disparate conceptual no parece suficiente cuando en los paraísos fiscales de Madrid, Cantabria, Castilla- León o Galicia se tributa mucho menos, o menos, que en nuestra Comunidad. A falta de que la propuesta de la Comisión Lagares, que es tributar lo mismo por este impuesto en todo el territorio nacional, se imponga algún día, no parece sostenible mantener diferencias en un tema tan sensible con nuestros vecinos; la deslocalización fiscal es posible, sí el estímulo es fuerte. Los ricos ya se sabe que no pagan impuestos, pero las clases medias, con posibilidades de empadronamiento en otras Comunidades, tampoco están por la labor de liquidar ese impuesto con la normativa, más desfavorable, del Principado.

    La conclusión es que algunos de los 124 millones de euros recaudados en 2014 por este tributo están en el aire, y cuando el Principado se decida a actualizarlo notará la falta de parte de este ingreso. Ante ello puede optar por subir otros, por reducir gastos, por endeudarse o por una combinación de esas posibilidades.

    En estos momentos la deuda está creciendo a un ritmo de 1 millón de euros al día, ha pasado de 2.155 millones de euros en 2011 a 3.479 millones a finales del 2014; es evidente que la más mínima prudencia impide continuar aumentándola indefinidamente con esta progresión. Como las promesas electorales, de cumplirse, suponen más gastos, solamente cabe aumentar otros tributos, que no sean deslocalizables ,para evitar tentaciones en los contribuyentes, y/o reducir gastos para que se puedan cuadrar las cuentas-el déficit no está de moda.

    Tampoco parece que el rigor presupuestario se vea favorecido por un Gobierno que no cuente con una mayoría parlamentaria; lo más probable, según las encuestas, es un Gobierno de coalición que en general son más pródigos que los monocolor. Como no es posible aumentar el déficit, que tiene que reducirse por imperativo de la Unión Europea, continuará creciendo la deuda que, a pesar de los pesares, aun tiene recorrido antes de llegar al nivel máximo permitido, y el que venga detrás que arreé.Y es también muy probable que exista la tentación de aumentar los tributos medioambientales de todo tipo-vender que quien contamine pague tiene muy buena prensa, cuando de verdad se paguen tal vez las cañas se vuelvan lanzas.

    Eliminar chiringuitos y organismos inútiles o redundantes, reducir el número de Diputados, a los 35 que figuran como mínimo en el Estatuto de Autonomía, suprimir asesores-somos un millón de habitantes y la cosa no da para tanto- cerrar el Consejo Consultivo, que es perfectamente prescindible,  y darle un repaso a la RTPA son medidas necesarias para dotar de credibilidad cualquier acción de Gobierno que suponga sacrificios para la ciudadanía.

    Decía D. Alberto Einstein que el ejemplo no es la mejor medida para hacer que las cosas cambien, es la única. Pues eso, a predicar con el ejemplo de la austeridad; un grano no hace granero pero ayuda al compañero.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook