Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 30
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Diputados compatibilidad seguimiento

    Nuestros Diputados y el principio de confianza

    De las declaraciones realizadas por el Presidente del Congreso, Sr. Posada, sobre las concesiones de compatibilidad, y las actividades presuntamente autorizadas por las mismas, a los diputados Srs. Pujalte y Conde , al ex diputado Sr. Trillo, en su momento, y a quién sabe más, se desprende que:

     

    -          La compatibilidad se concede sin mayor dificultad, y sin demasiadas preguntas, por no decir que ninguna. Es algo meramente formal; baste decir que el Sr. Pujalte presentó una solicitud de compatibilidad para hacer trabajos de economista. Esto vale tanto para un roto como para un descosido: desde publicar artículos de opinión, hasta participar en tertulias o escribir libros. Las cosas no iban por ahí, pero lo hecho por este Sr. también encajaba en la petición

     

    -          Prima el principio de “confianza”. Dicho en román paladino: que no se mira nada, ni se hace ningún seguimiento desde de que se concede la compatibilidad. Como hemos visto tampoco se mira nada antes de concederla.

     

    Todo es un mero formulismo. Se presenta un papel, esto es: un papel y hasta luego Lucas. Despues ocurre lo que ocurre: que sí nos hemos enterado por la prensa, que han abusado de nuestra confianza y otras frases más o menos afortunadas, en el mejor de los casos. Pero hasta entonces a vivir que son dos días, que la vida se la compliquen otros y a lo mejor, con suerte, libramos. Es lo que tiene el principio de "comodidad".

    Lo señalado antes es pensando bien, es decir bajo el principio de confianza que invoca el Sr. Posada. Sí por el contrario pensamos que esta laxitud es una opción, la cosa se complica y adquiere otros tintes, siendo el menos malo de ellos la búsqueda de una compensación por los muy mencionados bajos sueldos de Sus Señorías. Los otros tintes pueden adivinarse viendo series como House of Cards.

    Lo de los bajos sueldos de nuestros Diputados y Senadores se ha convertido ya en un lugar común que, al menos formalmente, tiene un fondo de verdad si se comparan con sus correlegionarios de otros países de nuestro entorno.

    Pero hay que compararlo todo; tampoco lo sueldos en nuestro país, en virtud de las leyes del mercado, por mor de nuestras élites extractivas y por la devaluación salarial, son comparables a los de los países del euro similares a España. Son un 18,4% inferiores a los de la media de la Europa de los 28, en donde hay un buen número de naciones de economía muy precaria. Las comparaciones parciales no sirven. Deben de ser globales si se quiere que sean reales.

    Cabe otra opción para mejorar los sueldos de nuestros parlamentarios: repartir entre menos lo que cobran ahora. No es de esperar que una reducción en el número de Diputados, y la eliminación del Senado, menoscabaran las tareas legislativas, y podría de paso comprobarse la bondad de esas aseveraciones sobre motivación, dedicación y bajos salarios que generalmente se invocan como causas del mal funcionamiento de algunas de nuestras Instituciones. Aunque claro está los experimentos con gaseosa, a lo peor se puede cobrar más y seguir lo mismo ,si no se elimina el principio de "comodidad" del que hace gala el Presidente del Congreso.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook