Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 12
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Autovías y peaje

    Pagar por circular por las autovías

    El portavoz de la patronal (SEOPAN) de las grandes empresas constructoras vuelve a poner en circulación una idea que se va repitiendo periódica, y metódicamente: que pasen a ser de peaje la red de autovías y las carreteras de alta capacidad, que suman alrededor de 16.645 kilómetros.

    Según sus cálculos esto supondría unos ingresos para las arcas públicas de unos 6.800 millones de euros al año. Naturalmente habría que restar de esta cantidad los costes necesarios para gestionar el cobro de los peajes que, probablemente, sería gestionado por empresas vinculadas a SEOPAN.

    Surge una pregunta ¿a que se dedicarían los 6.800 millones recaudados?. SEOPAN lo tiene muy claro: se dedicarían a financiar el aumento de la inversión pública en rehabilitar viviendas,a obras menores para mejorar “autopistas maduras” y a aumentar el crecimiento de la inversión pública que creen necesario. En resumidas cuentas la imaginación al poder,es decir volver al ladrillo.

    No hay demasiada generosidad en la propuesta de SEOPAN. Ya se sabe que la caridad bien entendida comienza por uno mismo, y proponer que se destinase una buena parte de esos 6.800 millones a investigación para alcanzar, o superar, lo que nuestros socios y aliados destinan a ese fin tal vez sea pedir demasiado. También podría ser demasiado que pidiesen que otra parte de esa tajada se dedicase a un plan de energías renovables, o a eliminar, si realmente existiese, el déficit de tarifa eléctrico. Las necesidades son muchas y los recursos pocos, pero sin investigación y sin industria no hay riqueza ni desarrollo.

    Aunque sea muy simple hay que decir que las autopistas de peaje son concesiones administrativas, pagadas con dinero privado que deben de amortizarse mediante el peaje, y que las autovías se pagan con dinero público. Son conceptual, y económicamente, cosas distintas y aceptar que con cargo a un posible peaje en las autovias , es decir con cargo a nuestros bolsillos, se financie, todo aquello que a SEOPAN le parezca es, sencillamente, una dejación de funciones al priorizar los intereses particulares en detrimento de los generales.

    En estos días también es noticia el rescate de las ocho autopistas de peaje no rentables, entre ellas las radiales de Madrid. Se hicieron unas previsiones de tráfico que no se han cumplido, y el presunto negocio se ha convertido en una ruina. Nuestra legislación permite la existencia de iniciativas de capital privado sin riesgo empresarial, es decir si hay ganancias gano, y si hay pérdidas pierdes; cosa de los liberales a tiempo parcial. La broma, que nuestros planificadores públicos permitieron, nos costará entre 5.800 y 8.000 millones, y es de suponer, aunque es mucho suponer, que este desastre nos lleve a una modificación legal que recupere el riesgo empresarial en todas las concesiones o que, al menos, haga que  sea compartido.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook