Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 25
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ingresos gasto contributividad ayudas madres trabajadoras debate político

    Pensiones y debate político

    En este momento el gasto en pensiones-jubilación, incapacidad, viudedad, orfandad y favor de familiares- se incrementa en un 3%, en tanto que los ingresos por cotizaciones lo hacen en un 1%. El incremento del gasto se ha moderado fundamentalmente por tres  causas: implantación progresiva de las medidas contenidas en la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, endurecimiento de las prejubilaciones y sustitución del incremento anual en función del IPC, por la subida de acuerdo con un formula compleja que hace que el incremento mínimo sea del 0,25%, y el máximo el del IPC más el 0,50%.

    Por muchas razones - principalmente la devaluación salarial, la precariedad laboral, y las bonificaciones- el aumento en el número de afiliados no supone un aumento parejo en el volumen de recaudación, que crece mucho menos que el 7% previsto.

    La diferencia entre gastos e ingresos habida en los últimos tres años  se ha cubierto con cargo al Fondo de Reserva que, naturalmente, no es infinito. Todo esto nos señala  que estamos ante un problema muy serio.

    Hace años el Pacto de Toledo, creado entre otras cosas para sacar las  pensiones del debate electoral y convertirlas en una cuestión de Estado, ya propuso que las pensiones de viudedad, orfandad y a favor de familiares fuesen abonadas con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, habida cuenta de su naturaleza, no ligada directamente al trabajo, ni por tanto a las cotizaciones de quienes las perciben. Esto además de plantear un problema de recaudación- no resulta fácil conseguir  los 20.000 millones que suponen en la actualidad-plantea también otro sobre la naturaleza de las mismas, que tal vez pudieran pasar a tener la consideración de asistenciales, con todo lo que esto podría suponer.

    Estamos también ante un problema muy serio de baja natalidad y naturalmente se le quiere poner remedio y se han acordado de la Seguridad Social. Desde Enero las madres trabajadoras percibirán incrementos de su pensión de jubilación del 5%,10% y 15% sí han tenido 2, 3 ó 4 o más hijos. A esta  realidad se acompaña  otra propuesta consistente en dar bonus, de 2 años de cotización, a las madres trabajadoras por cada hijo nacido o adoptado.

    Estas ayudas a la maternidad de las madres trabajadoras suponen también un coste, que tampoco tiene naturaleza contributiva y que debería, igual que sucede con las propuestas del Pacto de Toledo sobre las  pensiones de viudedad, orfandad y favor de familiares, ser costeada con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.

    Llegados aquí, y admitiendo la tesis  de que las prestaciones de la Seguridad Social deberían tener naturaleza contributiva - es decir y dicho de manera muy sucinta, no cobrar sí no se ha pagado antes-  se plantea una cuestión ¿ cabría la posibilidad de anticipar esas ayudas habida cuenta de que para largo me lo fiais?.Tal vez las ayudas, de todo tipo, a la natalidad,  con cargo directo a los Presupuestos Generales de Estado,  y que se visualizaran antes de la jubilación, fuesen tanto o más eficaces, y también tendrían que generalizarse, con los matices que se considerasen oportunos,  a las madres no trabajadoras, a las que han dejado su trabajo, a las que no han podido acceder a él, y en general a todas aquellas que no podrán generar el derecho a una pensión. Con un paro tan elevado como el que tenemos, y en camino de convertirse  en estructural, estas cuestiones no son baladíes.

    La Seguridad Social atraviesa momentos delicados, y  el quién da más no parece un camino serio para afrontarlos. Ayudar a las madres trabajadoras, y no trabajadoras, es una obligación y fomentar la natalidad también lo es, y no digamos nada de eso de generar empleo, a ser posible de calidad; pero desvestir un santo para vestir a otro no arregla nada, y la frivolidad y las ocurrencias tampoco. Avanzar en eso de la contributividad es un camino que alguna vez habrá que recorrer, y visto lo visto cuanto antes mejor para sacar ese tema del debate electoral y del partidismo.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook