Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 21
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    futuro Prudencia movilización programa electoral

    Premios Princesa de Asturias

    Según cuentan D. Felipe González, allá por los lejanos años 80, decía a sus Ministros que no quería líos ni con los curas, ni con los americanos, ni con los banqueros. Como es obvio esto no suponía la rendición ante esos colectivos, significaba, solamente, que había que tratar los asuntos que les afectaran con las dosis de prudencia, y de firmeza, adecuadas a cada tiempo y a cada circunstancia, sin romper la baraja ni sacar los pies del tiesto.

    Yendo más atrás, unos dos mil quinientos años, Sun Tzu, en su obra El Arte de la Guerra, decía que “un ejército victorioso gana primero y entabla la batalla después; un ejército derrotado lucha primero e intenta obtener la victoria después”. Sin necesidad de acudir a ninguna fuente de autoridad, tampoco parece lógico que una corporación municipal se divida y se meta voluntariamente en charcos, de salida difícil, que supongan dar ventaja a sus adversarios políticos.

    Por supuesto que los ganadores tienen que cumplir su programa electoral, pero no es menos cierto que tienen que gobernar para quienes los votaron y para quienes no lo hicieron. Que esto no es fácil es obvio, pero ¿quién ha dicho que gobernar lo sea? Además los ganadores de una elección también tienen que procurar mantener el poder; no suele desearse arder en la hoguera a las primeras de cambio, ni tampoco es habitual la autoinmolación.

    En una ciudad con evidentes síntomas de crisis económica, de crisis social y de crisis poblacional, los premios Princesa de Asturias, la colocan en el mundo, como se dice ahora, aunque solo sea durante unos días. Además muchos ciudadanos de Oviedo, tanto votantes como no votantes del tripartito municipal, desean la continuidad de estos premios, y entienden muy mal las sutilezas en este sentido. Tampoco debe de ignorar el tripartito la magnífica arma de propaganda electoral que, con su manera de llevar este asunto, ha puesto en manos de la oposición municipal, a la que le ha faltado tiempo para promover una plataforma de apoyo a los premios.

    Faltaría más que la opción republicana no pudiera manifestarse, ni hacerse valer. Pero casan mal el activismo, y las declaraciones, de algunos concejales con el papel institucional del Ayuntamiento que aporta aproximadamente 350.000 a estos premios, tal y como viene haciendo sin solución de continuidad. Cosas del tripartito, y es que ya se sabe que sí una pareja es mala de llevar, un asunto a tres bandas lo es mucho más. Pero también se sabe que éste mal llevar se paga en la próxima convocatoria electoral.

    Los premios son ya un activo de Oviedo, y por supuesto de Asturias, que trascienden de su nombre. Sí algún día la forma del Estado fuese la republicana, nada impediría la continuidad de los mismos, con el nombre que se considere oportuno. Cosas más difíciles, y por supuesto más fáciles, se han visto.

    Sí llevásemos el consejo de D. Felipe González a la esfera municipal una de las tres cosas en las que los líos serían desaconsejables son los premios. Esto no impediría que el Ayuntamiento intentase que fuesen algunos patronos, que lucen muy bien estos días, los que aumentasen su aportación y pudiera así disminuirse la municipal. Ya se sabe que nadie es tan tacaño como un rico, pero en esa reivindicación, con seguridad, no le faltarían apoyos a nuestro Ayuntamiento.

    Tampoco se ha hecho mucho caso a la propuesta de Sun Tzu. Se han pisado charcos y salpicado a mucha gente, que no se ha limitado a quitarse las salpicaduras. Sí el tripartito no reacciona y no cumple lo que sus votantes, y lo que la ciudadanía en general, esperan - evitar los desahucios sin alternativa y la pobreza energética, acceso por la Y griega, ronda norte, promover planes de empleo, revisar el transporte urbano, pasar al sector público algunos servicios privatizados, dotar a la ciudad de un recinto para conciertos y otras actividades como tienen otras muchas urbes y etc. etc.- y se dedica a maniobras para consumo de propios ,y ajenos ya convencidos, durará esta legislatura. Sus adversarios políticos tendrán alfombrado el camino para otros veinte, o quizá más años.

    Como resumen puede decirse que se ha dado sensación de barullo y descontrol, que se ha entregado un arma electoral a la oposición, que se ha molestado a muchos votantes propios, que se ha movilizado el voto abstencionista, que se ha motivado al voto contrario, y que se sigue pagando lo mismo que antes de esta movida. Como novatada no está nada mal, pero de todo hay que aprender.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook