Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • Un nuevo Congreso.

    Es una lástima que el tándem formado por D. Luís García Berlanga, como director, y D. Rafael Azcona, como guionista, ya no puedan realizar la película que merece la constitución del Congreso de los Diputados, del pasado día 13. Con toda seguridad su agudeza y su capacidad de percepción nos hubieran hecho llegar otra visión de la realidad observada, que fuese más allá de la simple apariencia y que ayudara a comprender las muchas novedades que previsiblemente nos esperan. Desde luego su análisis hubiese superado la zafiedad del realizado por Dña. Celia Villalobos, cosa por otra parte no muy difícil.

    En la antigua mili había básicamente dos uniformes: el de faena con el que se realizaban las actividades cotidianas, y el de paseo, llamado también” de bonito”, para las actividades fuera del servicio ordinario. Naturalmente el uso de estas indumentarias estaba perfectamente reglamentado, y si hubiese duda la autoridad,militar por supuesto, resolvía. En el Congreso, bien sea por convicción, por pose, o por cualquier otro motivo algunos diputados han decidido prescindir de la ropa “de bonito” y acudir con el traje de faena, y eso ha resultado chocante para muchos. La enorme capacidad de asimilación de nuestra sociedad digerirá muy pronto esta novedad, para algunos provocación, y tanto si los ahora rebeldes se reconvierten como si no- se admiten apuestas- la cosa se apagará sin grandes daños para el Sistema, que tiene tragaderas muy grandes y una gran voluntad uniformadora.

    Visto lo visto en la forma de jurar o prometer el cargo, que puede deparar novedades sin cuento en la próxima legislatura, tal vez convendría avanzar hacia formas de jura electrónica, sin duda menos creativas pero más armonizadoras. Hay el peligro de convertir este requisito en un autentico programa electoral individualizado, con una duración que puede destrozar cualquier previsión realizada al efecto. Aquello que decía el catecismo del padre Ripalda “contestar sí o no como Cristo nos enseña” no parece ser conocido, ni apreciado, por parte de muchos de nuestros representantes, deseosos de “largar” en esta ocasión lo que seguramente no podrán “largar” después.

    En lo del niño de Dña. Carolina Bescansa habría que aplicar aquello de que no hay mal que por bien no venga. Sí su, digamos, actuación sirve para concienciar a la sociedad, en donde son legión las mujeres menos afortunadas que ella, de la necesidad de dar pasos decididos para favorece la maternidad, pues habrá que hacer un esfuerzo para comprender ese exceso, que, en general, ha sido objeto de rechazo, especialmente por parte de las madres trabajadoras.

    Y ahora qué?Pues darle la bienvenida al multipartidismo, o tal vez a un nuevo bipartidismo, y a esperar que después del mercado ¿persa? que nos espera tengamos un Gobierno que, al menos, intente que no seamos el país low cost al que nos dirigimos a marchas forzadas, que combata la corrupción en serio-hay legislaciones en otros países que sí lo hacen- que anule leyes como el impuesto al sol, que modifique la Constitución para intentar un arreglo en la cuestión territorial, que reforme en serio la Administración ,que elimine Diputaciones y chiringuitos como ACUAMED y etc.etc. En fin, un Gobierno que reforme y modernice el país gastando dinero en investigación y reindustrializándolo. El petróleo barato, los intereses por los suelos y la compra de deuda por parte del banco del Sr. Draghi no durarán siempre. Claro está que si duran cuatro años más se libra, y objetivo cumplido.

    Pero para librar en cuatro años hay que empezarlos y un Gobierno en funciones, que dure mucho, no es lo mejor que puede pasarnos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook