Blog 
Peonadas
RSS - Blog de Gonzalo Martínez Peón

El autor

Blog Peonadas - Gonzalo Martínez Peón

Gonzalo Martínez Peón

Soy periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Puedes ponerte en contacto conmigo en el correo gpeon@epi.es

Sobre este blog de Asturias

Ocurrencias del autor sobre la actualidad


Archivo

  • 17
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pedro Sánchez Mariano Rajoy investidura

    Un poco perezosos

    Arrecian las críticas a Mariano Rajoy por renunciar presentarse a la investidura. Y a Pedro Sánchez por lanzarse a una aventura incierta para la que necesitará el apoyo de los grupos independentistas. Incluso medios cercanos a la presidencia del Gobierno en funciones ven mal que la Zarzuela haya propuesto a Pedro Sánchez como candidato.

    Todas esas críticas parecen sin fundamento. Rajoy no puede presentarse a una investidura para la que cuenta con el rechazo explícito de la mayoría absoluta de la cámara. Sería el fin de su carrera política. Pedro Sánchez, por el contrario, tiene posibilidades porque solo cuenta con la oposición de los diputados del PP. Así que es lógico que se ofrezca a intentarlo. Evidentemente el Rey tiene que presentar un candidato y un candidato con posibilidades, alguien que pueda intentarlo al menos, que no parta con el fracaso marcado en la frente.

    Eso sí, los tres fueron un poco vagos. Rajoy contaba con el “no” de todos los partidos menos Ciudadanos desde el día de las elecciones, pero debería de haberse esforzado un poco. Haber presentado una propuesta detallada de Gobierno. Intentar que alguno de de los partidos cambiasen de opinión, aunque fuese un trabajo condenado al fracaso.

    Tampoco Sánchez parece muy cumplidor. Dejó pasar un mes mirando al cielo sin hacer nada por lograr apoyos. Lo que hace ahora con Podemos y Ciudadanos, debería haberlo hecho desde las Navidades. No hace falta que llegase al Rey con una mayoría garantizada, pero sí al menos con unos primeros avances en las negociaciones.

    El Rey también podía haber sido más diligente. Evidentemente tenía que designar al candidato con más posibilidades de ser elegido y hoy por hoy esa persona es Pedro Sánchez. Pero debería haberle pedido un mínimo de indicios de que podía lograr apoyos suficientes, mandarle a hacer los deberes y encargarle formar gobierno tras una nueva ronda con los partidos cuando el socialista ya tuviese más o menos claro con quienes quería pactar.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook