Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • Cuestión de detalles

      Entre el carril bici de Poniente, exámenes, nutrias y tigres

    Cuestión de detalles

     

       Si bien el fondo es más importante que la forma, con frecuencia la presentación y los detalles contribuyen significativamente al éxito del asunto. Es el caso de la zona oeste de la ciudad pues piden que se señalice, en tono intenso, todo el carril bici que atraviesa el barrio paralelo al puerto deportivo y la playa de Poniente con una escasa pintura solo en el lateral ya casi borrada, para avanzar en el impulso de un urbanismo amable en la ciudad para todos, peatones, ciclistas, automovilistas… carril bici que actualmente está dejado de la mano de Dios, lo que da lugar a incomodidades y situaciones de riesgo entre peatones y ciclistas. Cabe preguntarse si habrá que esperar a que haya algún accidente, algún anciano atropellado y con la cadera rota, para que se acuerden de ello y se subsane esta deficiencia, fácil de acometer y no cara, si hubiera interés y diligencia.    Faltan más pasos peatonales entre Poniente y Laviada, o servicios públicos en el parque de Moreda, se denuncian asimismo otras deficiencias en la zona, como la escasa iluminación en el paseo junto al arbolado de la playa, enfrente del Museo del Ferrocarril, en el pozo de tormentas y en el paso de peatones de la plaza Máximo González, en cuyo cruce de la calle hay una escasa y peligrosa visibilidad, tanto para los peatones respecto de los coches, como para los vehículos que circulan por la avenida de Juan Carlos I a la hora de girar. Todas estas circunstancias son de escaso coste económico, pero su subsanación contribuirá a una mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

       Se cuenta que el poner la punta de los cuchillos redondeada en los cubiertos de mesa cuajó al objeto de evitar que se usaran como mondadientes, e impedir la tentación de pasarse la comida sacando hilillos de comida delante de los demás comensales, lo que podría ser de muy poco gusto estético, y un signo de falta de sensibilidad y discreción. De ahí la expresión “lo cortés no quita lo valiente”, se puede defender una idea con argumentos de hierro, pero mejor explicarla con guantes de seda, la cortesía y la empatía –ponerse en el lugar del otro- abren muchas puertas y la arrogancia y la grosería las cierran. En materia de urbanismo cada vez que reforman una calle presentan un diseño muy bonito suprimiendo aparcamientos para coches. Está bien peatonalizar calles céntricas y enlazar los carriles bici entre sí para darlos sentido y continuidad, pero a su vez debe preverse aparcamientos subterráneos o donde guardar los vehículos que se necesitan para la movilidad de las personas y el transporte de mercancías. Tampoco se debe sacrificar la funcionalidad por la mera estética. La política, y también la política urbanística, no debe consistir en mandar o avasallar, sino en organizar y mejorar. Salvo los reyes en las monarquías, cada vez más testimoniales y menos ejecutivas, los cargos son provisionales y el objetivo no es otro que la prosperidad general. Unas veces se gana y otras se pierde, por lo cual conviene ser modesto en la victoria y elegante en la derrota. Mal asunto es que a alguien se le suba el carguito o la adulación a la cabeza.

       Otro tanto ocurre con las nutrias en el parque de Isabel la Católica. Resulta que ya se han cargado a todos los cisnes  y están ocasionando pérdidas de miles de euros al erario público, o sea que pagamos todos. Lógico preguntarse si no acabaríamos antes instalándolas en un recinto aislado convenientemente, con una malla que no puedan saltar, para que no puedan agredir a otras especies ni causar destrozos materiales, manteniendo la transparencia para poder ser contempladas por los visitantes. ¿Se imaginan que a alguien se le ocurriera instalar tigres en el parque, y en vez de prevenir accidentes, estuviera esperando a ver si se vuelven vegetarianos? Esto me recuerda a los alumnos que escriben en los exámenes sin preocuparse porque se entienda la letra, sin márgenes, sin poner puntos y aparte, o confundiendo reiteradamente “k” con “que”, una cosa es la necesidad de ahorrar caracteres en internet y otra desarrollar una buena explicación, o la preposición “a” sin hache, con “ha” del verbo haber, con hache; aunque no afecte al contenido de la materia, su negativa presentación la desluce mucho. A veces hay que mimar pequeños detalles cuyo cuidado mejora grandemente los resultados, las precipitaciones  no suelen ser buenas consejeras, detalles no trascendentales pero que reflejan la diferencia entre quienes se preocupan por las cosas bien hechas y quienes les “da” todo relativamente  igual, pues el caso es ganar de cualquier modo o salvar la rutina para seguir tirando. Lo bien hecho bien parece. 

    (Adaptado del artículo publicado los jueves en La Nueva España de Gijón en papel)

    - Página en facebook: Gijón

    - Página en Google+: Asturias que guapa yes!

    - Cuenta en Twitter:@pacoredondo

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook