Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • De Grecia a España

    De Grecia a España

    La mejor política es la que nos hace más prósperos

    Paco G. Redondo

    Profesor de Geografía e Historia

        ¿Efecto dominó en el sur de Europa? Unos casos no son extrapolables a otros cuando tienen características distintas, aún con aspectos comunes. En Grecia la deuda pública se ha disparado al 175% de su PIB (valor de la riqueza anual producida), mientras que en España, siendo mucha, la deuda suma en torno al 100% del PIB, por tanto es relativamente la mitad que en el país heleno, al que le hemos prestado 26.000 millones de euros dentro del rescate financiero europeo a muy bajo interés, para evitar la quiebra del estado griego y su salida del euro. Ahora se habla de renegociar su enorme deuda acumulada. En realidad la Unión Europea ya ha financiado dos rescates y ya ha renegociado dos veces la deuda griega, así pues se trata de renegociarla por tercera vez. Pero hay un hecho a tener en cuenta: la deuda se produce por la suma de los déficits presupuestarios anuales. Con lo cual solo caben tres opciones para solucionar la cuestión: disminuir los gastos o aumentar los ingresos a corto plazo, o la mejor opción, consolidar el crecimiento económico a medio plazo mediante las reformas estructurales necesarias. El cambio político se produce ahora que la economía griega vuelve a crecer, tras una larga e intensa recesión económica con bajada del 25% de su PIB en los años recientes, con lo cual la polémica está servida sobre si la política de gran austeridad anterior ha sido amarga pero medicina para sanear las cuentas, o contraproducente al retroceder la producción económica, bajar los ingresos y por consiguiente aumentar la deuda acumulada.

        Titulares en Grecia: Renegociar la deuda, un gobierno sin mujeres y subir el salario mínimo. En España, por ejemplo para las elecciones municipales y autonómicas de mayo, por la ley de paridad cada tramo de 5 candidatos debe haber 3 y 2 por sexo, no puede haber cuatro hombres y una mujer, o viceversa, llama por tanto la atención que un gobierno griego presuntamente tan progresista no disponga de mujer alguna capacitada para ser ministra. El salario mínimo debe ser digno, su subida favorece el consumo y el crecimiento económico, pero también debe ser asumible por las empresas, pues si se arruinan generarán más desempleo. Todos estaremos de acuerdo: cuanto más altos sean nuestros salarios, mejor para todos, si bien en la práctica lo significativo es el aumento de la capacidad adquisitiva, pues en Venezuela hay productos racionados y circulan por internet fotos denunciando tienen que hacer cola desde las 7 de la mañana, para poder comprar leche a las 9. En Grecia sí han estado viviendo por encima de sus posibilidades, en relación a su riqueza nacional, con una edad media de jubilación por debajo de los 60 años, cuando la esperanza de vida mediterránea ya supera los 80 como edad media al morir, lo cual significa cobrar pensión pública más de 20 años –cuantos más años se viva, y se viva bien, pues mejor, naturalmente-, pero la cuestión es cuantos años de media ha cotizado cada persona, y si esas cotizaciones hacen sostenible el sistema.  Al cabo el dinero solo es el símbolo o representación del valor de la riqueza, la verdadera riqueza de una nación es su capacidad productiva de bienes y servicios.

         La nueva política económica griega, cuyo desarrollo y resultados habrá que analizar, aunque sea atractiva para la izquierda y la derecha europea y española “anti austeridad”, no es automáticamente trasladable a la política económica española, y menos a las políticas autonómicas o municipales. Además de la cuantía de la deuda en términos absolutos, hay que relativizarla al considerar la capacidad de devolverla sin comprometer las inversiones básicas. La solución económica a medio plazo nunca puede ser no pagar lo que se debe, y si no hagamos la prueba personalmente las próximas semanas con las tiendas donde compramos, debe ser hablando de lo público en el ámbito nacional administrar el presupuesto disponible con rigor según las prioridades establecidas, y tener una política económica eficiente para generar más empleo productivo, y por tanto más crecimiento económico global y más personas en particular cotizando, lo que permitirá financiar mayores políticas sociales, y por tanto la extensión de la prosperidad. En el ámbito regional y municipal más cercanos y más concretos, influyen dentro del contexto y sus perspectivas los equipamientos y servicios ciudadanos cotidianos, donde tiene mayor peso el conocimiento y la credibilidad de los candidatos y gobernantes, así como las mejoras y carencias en cada barrio y ciudad, y también la consideración de qué propuestas resultan más prescindibles o más útiles. Lo absurdo sería ser apolítico en la ciudad (la “polis” griega) o asocial, puesto que no vivimos en la selva, sino en sociedad, pasando por la educación, sanidad y pensiones.

    (Adaptado del artículo de opinión semanal publicado en La Nueva España de Gijón en papel)

    - Grupo en facebook: Por la Europa de los ciudadanos

    -  Cuenta en Google+: Paco Redondo

    - Página web personal: www.pacoredondo.com 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook