Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • 22
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Días para reflexionar

    Los ritos religiosos y consumistas no deben ocultar los valores críticos ni sus reformas constructivas

    FECHAS PROPICIAS AL RECOGIMIENTO

       Había quien pretendía llamarlas “vacaciones de primavera”, por aquello de la secularización. Confieso que no me considero católico tradicionalista, pero sí respetuoso de las tradiciones sociales, compartiendo los valores del humanismo cristiano, fraternidad y solidaridad. Es fácil hablar de “Alianza de civilizaciones”, decir palabras bonitas que suenen populares según las encuestas y nadar en la ambigüedad de lo políticamente correcto sin mojarse, cuando la única civilización auténticamente desarrollada es la democrática liberal con un Estado social.

       Esta jornadas de Navidades y Semana Santa, además de ocasión para las vacaciones y compras, ritos religiosos y el reencuentro familiar o disfrute de viajes, más allá de las manifestaciones folklóricas o consumistas deben ser motivo de reflexión sobre nuestros valores de referencia y prácticas  cotidianas. Fechas donde se conmemora la muerte y resurrección de Jesucristo, cuyo mensaje espiritual comparten los musulmanes, pero cuya divinidad consideran politeísmo. El valor del pluralismo es un bien universal.

       Atribuyen a Groucho Marx la frase, “¡Señora, tengo mis principios!... Pero si no le gustan, puedo buscar otros...”.  En realidad lo importante de las personas no son sus principios, ni siquiera sus finales, sino sus trayectorias; por sus resultados les conoceréis. El mejor maestro es el que enseña con su ejemplo. El actuar conforme a nuestros valores será más coherente si nos atrevemos a defenderlos, y con moderación, y los practicamos todo el año, que como ritual para ocio o apariencia en determinadas ocasiones.

       Todas las grandes ideologías religiosas y políticas, cristianismo, islamismo, liberalismo, socialismo... han empezado con la intención de mejorar las personas individualmente y la humanidad en su conjunto, pero después por el radicalismo de sus seguidores han ido degenerando: guerras de religión, guerras civiles..., precisamente por prescindir del contraste de análisis y argumentos, y falta de flexibilidad y tolerancia hacia las críticas, prefiriendo la inercia y la imposición al mérito y la rectificación.

        Lo malo es el dogmatismo y la soberbia. La crítica razonada es la base del progreso moderno, pero para que surta efecto en esta dirección debe ser constructiva, es decir orientada a proponer soluciones y negociar reformas y mejoras, además de relatar problemas y resaltar los defectos ajenos. Por encima de rutinas y sobrevivir como sea, cual clase política tramposa panza arriba, como ciudadanos responsables, de lo que se trata es de convivir respetando las discrepancias, siendo protagonistas y no espectadores.

    (Resumen del artículo publicado en la edición de papel de La Nueva España de Gijón)

    El Foro de libre debate

    www.pacoredondo.com

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook