Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • 06
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo Gijón

    El pequeño Nicolás

    El pequeño NicolásPodría ser a los de Rajoy como Chikilicuatre a los de Zapatero

     

       Chikilicuatre actuaba con una guitarra de juguete y vestido de colores chillones, basándose en la noticia del invento de la supuesta guitarra con vibrador, encarnó el papel de un personaje burlesco, Rodolfo Chikilicuatre, aupado por el programa televisivo Salvemos Eurovisión. No era propiamente cantante sino actor, y representó a España en el festival de la canción de Eurovisión en 2008, quedando en el puesto decimosexto. En cierto modo podemos considerar el éxito y la popularidad de su estridencia social reflejo de la política de los “progre guays” de Zapatero, esos intelectuales y artistas que creían estar haciendo algo simpático y grande cuando hacían gracias con la “Zeja”; simpático, sí, pero ¿grande, por qué? Después de 8 años gobernando dejaron España en 2011 –como antes con Felipe González en 1996- con un 25% de parados (unos 6 millones según la encuesta de población activa). Un día un micrófono abierto nos reveló la realidad, cuando su ministro de Economía le decía al presidente del gobierno Zapatero algo así como no te preocupes que no tengas ni idea de economía, te damos unas nociones y en un par de tardes te ponemos al día. Sería mejor poner para dirigir la nave a alguien entendido en navegación, en vez de elegirlo como capitán del barco por su simpatía y  por hacer gracias con la ceja. Dice el sabio refrán popular que quien siembra vientos recoge tempestades. Lo raro sería que haciendo las cosas mal a sabiendas, por broma o interés, terminaran por salir bien y prósperas.

       Ahora tenemos convertido en famoso al “Pequeño Nicolás” quien, sin currículo ni méritos especiales reconocidos, es capaz de codearse y fotografiarse con la nata y la crema de la clase política y social, y convertirse en fenómeno mediático, mientras dure la moda. ¿Qué ha sido del actor que encarnaba al Chikilicuatre? Francisco Nicolás representa el triunfo de la pillería en la forma, aunque el fondo esté vacío de contenido, el afán por adular y trepar, por llegar a la cumbre por atajos sorprendentes, sin ir subiendo los escalones. Reflejo social de la España de los de Rajoy, Cascos y Bárcenas. Esos que, como su secretaria general Cospedal son capaces de explicar las imputaciones de sobresueldos, cajas B y comisiones, según la cual el tesorero y quienes han dirigido las cuentas del partido no tienen nada que ver con el partido, y ya no forman parte de él aunque sigan cobrando del mismo, pues se trata de un despido en diferido en forma de simulación, o algo así. Olé. Pero aunque den el golpe al principio, los malos siempre pierden al final de la película. Esto es algo que no entienden los aparatos de los partidos políticos, obsesionados con monopolizar el control del poder interno, y boicotear a quien se atreve a pensar, por si acaso no es un crítico constructivo, sino otro como ellos, adicto al “quítate tú, para ponerme yo”, mediante alguna excusa. Si con sus propios compañeros tienen un comportamiento autoritario y sectario, rayando en lo paranoico, ¿serán capaces luego de gobernar con transparencia y rigor, moderación y eficacia?

        El juzgado ha anulado el congreso local del PP de Gijón, celebrado luego de 20 meses de una gestora digital –nombrada a dedo-, su organización caciquil sin igualdad de oportunidades para los candidatos, y las decisiones de la nueva dirección del partido de centro derecha, que suponemos se iría a presentar como renovadora y ejemplo de regeneración democrática. Más de lo mismo cuando no hay control veraz y rendición de cuentas. La honradez y el buen gobierno no se demuestran con discursos ni promesas, sino con normas objetivas y resultados positivos. Todo un varapalo para la dirección local del partido conservador en nuestra ciudad. Más allá de las siglas del partido A o el sindicato B, y las simplezas de quienes casi todo lo explican por la mitad de los buenos y la mitad de los malos, se trata de un capítulo más del libro “Todo vale” con tal de mandar, aunque no se sepa mandar para qué. La culpa  no es de la política, sino de quienes abusan de la política para su egoísmo y falsa modestia. Eso sí, llega la precampaña electoral y todos suelen presentarse como regeneradores de la democracia, grandes sacrificados altruistamente al servicio de la ciudadanía. Cuando se confunde la parodia con la realidad pasa lo que pasa, pues al cabo no es la realidad la que va a adaptarse a uno, será uno quien tendrá que adaptarse a la realidad, y los problemas no se arreglan con disfraces, sino con soluciones. Por mucho que quieran poner puertas al campo, antes o después se evidenciará que el sol no es cuadrado, el sol es redondo.  

    (Adaptado dela rtículo publicado los jueves en papel en La Nueva España de Gijón)

    - Página en facebook: Gijón

    - Cuenta en Twitter: @pacoredondo

    - Página web personal: www.pacoredondo.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook