Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • 19
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Historia es evolución

    De Anes a Suárez;  España en Europa, y  Asturias perdiendo el tren.

       Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia desde 1998 y marqués de Castrillón, ha fallecido en Madrid a los 82 años. Nacido en Coaña en 1931, con su discurso “Los señoríos asturianos” entró en 1978 como Académico de la Historia. Su libro “El Antiguo Régimen: Los Borbones” sobre la España del siglo XVIII en  Alfaguara ha sido un clásico en las facultades de Geografía e Historia (cuando estudié la carrera aún se llamaba “Filosofía y Letras”), yo lo subrayaba incluyendo distintos colores para dominarlo de principio a fin, y Gonzalo Anes subrayaba en él los datos económicos objetivos, y también el papel de Jovellanos con sus proyectos de reforma agraria, si bien las desamortizaciones tendrían lugar unas décadas después en el tránsito al nuevo régimen liberal censitario. Esa época es la que W. W. Rostow denomina como pre-condicionantes para el despegue de las revoluciones industriales. Sin embargo el siglo XVIII fue el de las reformas insuficientes, de ahí que el siglo XIX fuera el siglo de las revoluciones y los pronunciamientos, en una España cuyo crecimiento económico quedó retrasado respecto a las principales potencias europeas, especialmente el Reino Unido y Alemania. España marcha como vagón en sintonía con el tren económico de Europa occidental, la del “Mercado común”, desde los años 60 del siglo XX.

        Entre su actividad reciente y polémica está la coordinación del Diccionario Biográfico Español, con 43.000 biografías de personajes relevantes, algunas de estas entradas criticadas, como la dedicada a Franco por el historiador conservador Luis Suárez, cuyo régimen definía como autoritario pero no totalitario, o la del propio Anes, por habérsele dedicado 7 páginas. Este 1 de abril se ha cumplido el 75 aniversario del final en 1939 de la larga y cruel guerra civil, que dio paso a la dictadura del bando derechista sublevado hasta la muerte del “Generalísimo” Franco en 1975. En realidad el franquismo no fue un régimen monolítico sino más bien oportunista, especialmente virando de ser pro-nazi en los años 40 a pro-norteamericano en los años 50, para hacer de la necesidad virtud. Los años 40 de miseria, nacional-catolicismo y autarquía contrastan bastante con los 60 de desarrollismo, industrialización y apertura a Europa. Por tanto pretender catalogarlo todo como “Totalitario y fascista” o “No totalitario y no fascista” es una inexactitud, pues se inspiró en las políticas económicas fascistas en los años 40, y en las políticas económicas liberales en los años 60, siendo siempre una dictadura de partido único oficial, con diversas tendencias: conservadores, católicos, monárquicos, carlistas, falangistas… casi todos al sol que más calentaba.

        Han coincidido estos dos hechos con la muerte del ex presidente del gobierno Adolfo Suárez, con una biografía pintoresca, de ser director de la televisión oficial con Franco a ser quien desmanteló el franquismo –eso sí, mediante una reforma dentro de la legalidad, y no la ruptura que querían las izquierdas- y pilotar la transición democrática entre reconciliaciones y consensos, y también entre crisis económicas a las que no supo dar respuesta adecuada, con el aumento del desempleo, luego multiplicado con los gobiernos socialistas que pregonaban el cambio, y fueron un mero continuismo de políticas económicas ineficaces. Esta semana se ha conocido también que el PIB asturiano bajó más del 2% en 2013, el peor dato de España. De poco han servido los discursos del “tripartito” que sostenía al gobierno asturiano de Javier Fernández (PSOE-UPyD-IU) en favor de las políticas sociales y el empleo. Acuerdo tripartito que por cierto no se ha roto por ninguna propuesta ni discrepancia económica, sino por la reforma electoral para obtener más diputados con los mismos votos. La historia es cambio y evolución, pero los partidos y los gobernantes, antes que a considerar su ombligo el centro del mundo, deberían pensar que lo importante para los ciudadanos no es escorarse hacia la derecha o hacia la izquierda, sino avanzar. 

    (Adaptado del artículo semanal en papel en La Nueva España de Gijón)

    - Página en Facebook: El Foco

    - Cuenta en Google+: Paco Redondo

    - Cuenta en Twitter: @pacoredondo

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook