Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • La nueva Europa (I)

    La nueva Europa (I)

     

    Hay que superar el populismo y nacionalismo y volver a la racionalidad

     

         Las elecciones del pasado marzo en los Países Bajos (el mayor de los cuales, pero no el único, es Holanda), deben servir de punto de inflexión a la Unión Europea. Para decir hasta aquí hemos llegado en tentación y desvarío del populismo y la xenofobia. El voto al partido llamado popular y liberal, en realidad nacionalista y anti-islámico, de Wilders, que llegó a estar hace un año en plena efervescencia de la crisis de los refugiados sirios en torno al 30%, queda ahora en el entorno del 15% de los sufragios. De cualquier manera, con tantos partidos entre el 10 y el 20% de los votos, no es posible formar gobierno sin una coalición entre varios de ellos. Por tanto el fantasma del “Nexit” (salida de la Unión Europea) se desvanece. Tras el Brexit británico podría haber arrastrado a un negativo efecto dominó de nacionalismos y fronteras, barreras e impuestos, autarquía y estancamiento; también tenemos a continuación en junio las elecciones legislativas en el Reino Unido y en nuestra vecina Francia, tras el triunfo en las presidenciales del centrista socio-liberal Macron. Las políticas económicas de izquierdas se han quedado sin mensaje frente a las crisis de déficit público, estancamiento y desempleo.

        Tal fragmentación del  parlamento naranja es consecuencia del sistema electoral aplicado. En los EE.UU. y el Reino Unido el sistema mayoritario propicia un resultado bipartidista. Esto es porque al llevarse todos los representantes el partido más votado, las opciones reales de obtener representación se reducen a las dos candidaturas más votadas, y un tercer o cuarto partido carecen en la práctica casi de posibilidades de obtener electores presidenciales o diputados. La ventaja es que facilita la gobernabilidad, la pega que reduce de hecho la libertad de elegir y el pluralismo. En cambio en la mayoría de los países europeos predomina un sistema electoral proporcional, que propicia un resultado pluripartidista. Al repartirse los escaños o diputados equitativamente entre las distintas candidaturas que obtienen representación, ello posibilita que también sea útil votar a otros partidos. Lo positivo es un mayor pluralismo, el inconveniente la dificultad para formar mayorías estables de gobierno. En Francia la segunda vuelta podría beneficiar las candidaturas de centro y centro-izquierda pro-Macron, frente a las de Le Pen y Melenchon. 

        Cosa distinta es si en Europa y en España tenemos una auténtica democracia o una partidocracia. Lo que está en cuestión es qué proceso de cooperación europea queremos. Con sus defectos, que no son pocos, no se puede negar a la comunidad europea sus éxitos en materia de paz, libertad y prosperidad. Hasta la II Guerra Mundial los europeos salían a guerra por generación. Ahora los holandeses tienen una edad media al morir de más de 80 años, pueden elegir libremente a sus representantes, tienen un 4% de paro, y un salario medio de casi 3.000 euros al mes. ¿Esta es la Europa que no funciona? Cabe entonces preguntarse por qué quienes huyen de Siria o salen de África quieren venir a la Europa capitalista y malvada, y no van a Arabia, ¿es democrática?  O a Irán, ¿es liberal? Quizás el defecto mayor de fondo es haber planteado una “Unión Europea” como si se tratara de una integración de pueblos, lenguas y culturas tan diversos, en vez de plantear una “Federación Europea” en la línea de avanzar en la cooperación y el progreso. 

    - Página en facebook: El Foco

    - Cuenta en twitter: @pacoredondo.com 

    - Página web personal: www.pacoredondo.com 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook