Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • 15
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Parados y repúblicas

    La principal “industria” de España es el turismo

       España ha registrado un mes de mayo histórico en materia laboral, con datos muy positivos récord tanto en reducción del paro registrado  como en creación de empleo (cotizantes a la Seguridad Social). Hay 200.000 afiliados más, se trata del cuarto aumento mensual consecutivo y el más elevado en un mes de mayo de la serie estadística desde 2.005. Asimismo, el número de desempleados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) bajó en 120.000 personas respecto a abril (-2,3%), acumulando así la cuarta caída consecutiva y su mayor descenso en este mes desde el inicio de la serie histórica, en 1996, hasta situarse en cuatro millones y medio, una cifra aún elevada y preocupante. Mayo es un mes en el que suele reducirse el paro debido a la tradicional demanda del turismo para la época estival. Ayuda a ello la recuperación del consumo de nuestros vecinos de la Unión Europea, pues nuestras exportaciones vienen creciendo significativamente desde 2013. Por tanto pierde fuerza el argumento según el cual el euro está sobrevalorado en exceso, perjudicando principal y gravemente a las economías del sur de Europa, y una España con la peseta como divisa podría devaluar su moneda para recuperar competitividad y empleo. Que una España con moneda propia devaluada no es garantía de empleo lo tuvimos muy claro en los años 90, cuando con los gobiernos socialistas de Felipe González y Carlos Solchaga se devaluó la peseta tres veces en un año, y después de 13 años gobernando dejaron España en 1996 con un 25% de parados.

       El no tener fronteras, y con ello burocracia ni impuestos en las aduanas, favorece la exportación e importación de mercancías, naturalmente un déficit en la balanza comercial debería compensarse con otros ingresos para equilibrar la balanza corriente o saldo final, y por tanto el crecimiento del comercio, del turismo, de la economía y del empleo, y el tener una moneda común favorece el turismo, especialmente con nuestros amigos del norte de la Europa fresca en temperaturas. Debemos tener en cuenta que el turismo es nuestra principal “industria” desde hace décadas, no por perversidad o bondad de ningún gobierno o persona en concreto, sino por las características de playas y sol de nuestra geografía, siendo España la tercera potencia turística mundial, tanto en número de visitantes como en ingresos dinerarios, después de EE.UU. y Francia. Fiesta es una de las palabras más conocidas del mundo, como liberal, aportada por España al lenguaje internacional, mientras el inglés ha aportado fútbol o internet. Pero no es guay sino absurdo pretender tener nosotros barra libre y que nuestra fiesta presupuestaria la paguen los demás. Aunque España volviera a quedar campeona de fútbol en el mundial de Brasil recién iniciado, con permiso de Messi, Neymar, Müller y compañía.

       Discutir sobre monarquía o república, cuando el poder ejecutivo lo tiene el gobierno y el jefe del estado es simbólico, tiene tanta utilidad para el crecimiento de la economía y del empleo como discutir sobre el sexo de los ángeles... Que el principio republicano del mérito es más justo que el principio monárquico de la herencia es evidente. Se dice que lo democrático es votar. Lo cierto es que ya se ha votado la actual Constitución española que incluye la monarquía parlamentaria como formulación política, aunque en realidad es una expresión retórica, pues de hecho nuestra organización política es gubernamental partidocrática. Y se ha aprobado abrumadoramente en referéndum en 1978 incluida Cataluña, por tanto es sin duda la legalidad democrática vigente. Para cambiar la Constitución hacen falta dos tercios de los diputados, es decir, un consenso muy amplio. Hay quien tiene idealizada la II República española y por ello reclama la III. Lo cierto es que degeneró en la revolución de 1934 y en la cruel guerra civil del 36 al 39, y se proclamó aun cuando en las elecciones municipales del 12 de abril de 1.931 ganaron claramente, tanto en votos como en número de concejales, las candidaturas monárquicas. Y la Constitución de 1.931 no defendía la libertad religiosa sino el anticlericalismo: prohibición al clero del ejercicio de la enseñanza, luego expulsión de España de los jesuitas… es decir, no era una Constitución por consenso, sino una constitución sectaria. Quien siembra vientos… Hoy el futuro es la Unión Europea, la democracia liberal, que debería ser una auténtica democracia ciudadana y social.

    (Adaptado del artículo de opinión semanal publicado en papel en La Nueva España de Gijón).

    - Página en facebook: España nos gusta

    - Cuenta en Tuenti: Francisco García Redondo

    - Cuenta en Twitter: @pacoredondo

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook