Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • 13
    Julio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Precio y valor

     Lo principal es la rentabilidad de las inversiones


       Los empresarios consideran excesivos los sueldos, de hasta 800 euros al mes según el convenio del metal, para jóvenes que están en aprendizaje laboral, como lo del vaso medio lleno o medio vacío, depende de la perspectiva. Para jóvenes aprendices o en prácticas de 16 o 18 años, un pequeño sueldo inicial puede ser un aperitivo para irse concienciando de la importancia del trabajo bien hecho, abrirse oportunidades en el mercado laboral y la necesidad de esforzarse y ahorrar. Evidentemente para jóvenes en torno a 20 o 25 que aspiren a trabajo fijo o poder mantener una familia, 800 euros al mes son pan para hoy y hambre para mañana. Los industriales piden que el Principado de Asturias pague hasta la mitad del salario de los alumnos de la nueva Formación Profesional. Ahí la viabilidad de hacer planes bonitos: ¿cómo se financian? Siempre se habla de adecuar  la escuela y la sociedad, la enseñanza y la empresa, además de proporcionar una base cultural elemental, enseñar para desenvolverse en el mundo, no para vivir del eterno subsidio. Otro aspecto es la obligatoriedad actual de pasar dos años por el Bachillerato, de contenidos más teóricos, para acceder de un ciclo de grado medio a un ciclo de grado superior. Se decía era para dignificar este tipo de enseñanzas, pero con frecuencia se vuelve contraproducente, como filtro desmotivador, cuando el aprendizaje debiera adaptarse a los intereses y elecciones de cada cual.

       De mayo a mayo y a un año vista de las próximas elecciones municipales y autonómicas de 2015, los temas sobre la recuperación económica y del empleo y sobre la juventud siguen de candente actualidad. De poco serviría que las cifras macroeconómicas cuadrasen, si no se traducen en un aumento de las oportunidades para jóvenes sin experiencia laboral, y para mujeres a tiempo parcial o parados y subempleados en general. En el contexto tenemos el inicio del mundial de fútbol Brasil 2014, que guste el deporte y/o el espectáculo no es incompatible con la justicia social, otra cosa sería el despilfarro en estadios lujosos. Y la abdicación del rey Juan Carlos I y entronización del Príncipe de Asturias, su segundo hijo pero varón, como nuevo rey Felipe VI. Si vamos al purismo teórico, tan cierto es la primacía del mérito sobre la herencia, como que puestos a hablar de herencia, por igualdad de derechos constitucional, debería primar la primogenitura sobre el sexo: ¿por qué nadie reivindica la corona para la infanta Elena? Cabe suponer por dos motivos, el respeto a la legalidad vigente, y considerar nimio el debate dado que el poder ejecutivo lo ejerce el gobierno. Hay quien dice que España es de hecho una “República coronada”, lo que debe ser es una nación y no una confederación de reinos de Taifas, o barra libre para la corrupción. Más que discernir sobre galgos o podencos, vayamos al grano: la economía eficiente para el empleo productivo. Pongamos sobre la mesa las exportaciones y el turismo nacional, las comunicaciones y población activa de Asturias o la reforma del Plan de Vías de Gijón.

       ¿Y qué es más caro, un rey o un presidente de la república? Otra vez debemos relativizar el argumento. Un rey puede cobrando más, puede salirnos más barato, y un presidente de la república si por partidismo o ineptitud genera inestabilidad o problemas, cobrando menos, puede salirnos más caro. Como el futbolista, marcando más goles puede resultar más rentable, y marcando menos goles puede resultar menos rentable. ¿Quién sale más caro, la reina del Reino Unido o el presidente de Alemania? ¿Quién establece el precio justo? El mercado, que no es un ser perverso, sino el equilibrio dinámico de la oferta y la demanda. Por mucho que los planificadores quieran imponer lo que hay que producir y lo que hay que consumir, lo que hay que vender y lo que hay que comprar, nadie mejor que los comerciantes y los clientes para decidir sobre lo que están dispuestos a disponer y pagar. Pero el mercado no lo es todo, como el partido de fútbol necesita normas y árbitros. El problema es cuando hay políticos y gobernantes, por vanidad o miopía, saliendo solo a dar patadas al balón y querer meter todos los goles ellos, cuando de lo que se trata es de marcar goles en beneficio del equipo. Al cabo los tramposos terminan en fuera de juego, y triunfan los conjuntos sumando en positivo. Los feudos son el pasado, el mundo actual es global y plural.

    (Adaptado del artículo publicado los jueves en La Nueva España de Gijón en papel)

    - Página en facebook: España nos gusta

    - Cuenta en LinkedIn: Francisco García Redondo

    - Cuenta en Twitter: @pacoredondo

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook