Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • 30
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Primero de Mayo

    En esta crisis anunciada, pero no prevenida, los ciudadanos – con muchas razones- son muy críticos con partidos y sindicatos

       Fiesta del trabajo con 5 millones de parados. Debemos analizar de qué progresismo estamos hablando. Ante otro “Primero de Mayo” donde los sindicatos tradicionales vuelven a plantear sus consignas en defensa de los trabajadores y el empleo criticando a “los mercados” (¡qué señores tan malos...!). El mercado en realidad es el equilibrio dinámico de la oferta y la demanda, criticarlo en economía es como criticar en matemáticas a los números cuando no salen las cuentas, un recurso infantil. Acumular antes déficit presupuestario e intereses de deuda conlleva después menos inversión productiva, puestos de trabajo y bienestar. La política económica más social es la que crea más empleo y prosperidad.

       En esta crisis económica los ciudadanos –y con buena parte de razón- son muy críticos en negativo con partidos y sindicatos, que en gran medida no han estado a la altura de las circunstancias y se han dejado llevar por electoralismo miope o tópicos desfasados. Hoy en día el sentido de los sindicatos no puede ser “ir contra el sistema”, cuando el “contra-sistema” ha sido en el siglo XX un rotundo fracaso, sino reformarlo para mejorarlo y hacerlo más eficaz y justo, pues gran calamidad es la miseria; cuando la cosa funciona nos debería ir mejor a todos.

        Es encomiable la defensa de los derechos de los trabajadores. Sin embargo los llamados “sindicatos de clase” se resisten a rectificar sus conceptos caducados, puesto que ya no se trata, como decía Carlos Marx en el “Manifiesto Comunista” de 1848, de provocar la guerra civil contra la burguesía ( o sea la clase de los propietarios), para estatalizar los medios de producción económica e imponer la dictadura del partido del proletariado, y con ella, además de la falta de libertades, la igualdad de resultados que conlleva la ineficiencia y el estancamiento.

       El concepto de burguesía, tenido por científico por mis colegas historiadores, siempre me ha parecido ambiguo: ¿Cómo va a ser tan explotador un especulador financiero y un pequeño comerciante autónomo o con algún empleado contratado, que trata de sacar adelante su negocio?   En cuanto a que el propietario se apropia de la plusvalía del trabajador, para ello hay que considerar que el empresario o comerciante no “trabaja” cuando invierte capital, busca materias primas, empleados o maquinaria, o procura la comercialización de las mercancías.... es mucho suponer.

       Por el lado contrario el peligro en los llamados sindicatos profesionales (sanidad, enseñanza, administración...) es caer, confundiendo “apartidismo” con “apoliticismo”, en posturas acríticas donde medra el adulador en vez del militante, y nos llevaría a la paradoja de un sindicato colaboracionista en vez de reivindicativo: para ese viaje no hacen falta tales alforjas. Los sindicatos no deben ser ni revolucionarios ni conserjes, ni combatir a unos partidos para favorecer a otros por sectarismo, pero sí rebatir las políticas negativas para los trabajadores.

     

          Asturias, con el PIB estancado y 80.000 parados, necesita mejorar mucho. Siempre me ha gustado los conceptos teóricos de autogestión y responsabilidad, la tierra y la empresa para quien la trabaja. Ahora que tanto se habla de ligar salarios con productividad para superar la crisis económica, habría que poner el acento en hacerlo en momentos de dificultades y de bonanza. No solo congelar o bajar el sueldo a trabajadores y funcionarios cuando la empresa tiene pérdidas o el Estado déficit; cuando cambien las tornas, también deberíamos ser copartícipes de los beneficios, superávit y recuperar la capacidad adquisitiva perdida; menos ruido y más nueces.

    (Adaptación del artículo publicado en la edición de papel de La Nueva España de Gijón)

    Página en facebook: Asturias

    Grupo en facebook: Asturias! q wapa yes!

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook