Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • Qué España autonómica

    Qué España autonómica

     

    Puede haber votaciones y mayorías erráticas, por injustas y absurdas

     

       Tenemos santificada la palabra democracia, gobierno del pueblo -según lo que vote la mayoría-. Como si democracia fuera sinónimo de “fondo” de justicia o buen gobierno, cuando solo es la “forma” más lógica de renovar los gobiernos. Lo cierto es que puede haber votaciones absurdas y mayorías injustas. En un edifico donde vivieran 7 personas, 4 de ellas caníbales y decidieran por votación comerse a los otros 3, el resultado sería democrático, pero injusto por irracional y cruel. Los nacionalistas, socialistas y racistas de Hitler llegaron al poder porque ganaron las elecciones en Alemania en 1.933, y en 1.945 la dejaron derrotada, arruinada y destruida. Así que lo democrático es votar (con Franco, dictador de derechas, y Ceaucescu, dictador de izquierdas, también se votaba), pero una democracia representativa y justa es aquella donde se puede elegir y participar respetando a la mayoría y a las minorías. Vayamos al fondo: ¿Sería racional votar cada ocho años cuántas naciones hay en España o en cualquier otro Estado democrático?

       Otro que tampoco parece aclararse de lo que es una nación es Pedro Sánchez, el vencedor de las últimas “primarias” del PSOE. ¿En España hay 4 naciones o 17? ¿Por qué Galicia sí, y Valencia, Baleares o Andalucía no? ¿Es lo mismo una nación que una región o una comunidad autónoma? A base de estirar los conceptos no sabemos qué quieren definir con ellos. ¿Es Cartagena una nación? Sonaba mal “región” (porque les parecía poco a los independentistas ser parte de un conjunto), palabra que deriva de los “reinos” medievales: Castilla, León, Aragón, Valencia… y para satisfacer a los nacionalistas centrífugos se inventaron las “nacionalidades históricas” y “las que no”: ¿de segunda categoría? ¿Por su historia Asturias no es entidad histórica? ¿Por geografía Baleares no es nacionalidad de primera? La cesión a los separatistas a base de más y más autonomía no ha servido para calmarles, sino para envalentonarles. Así que encauzar el Estado de las autonomías sigue siendo la cuestión constitucional pendiente.

       Unos critican a los de Rajoy porque creen que hacen mucho, como si fueran centralistas, y otros porque creen que hacen poco, que si habría que suprimir la autonomía de Cataluña, pero la cuestión no es de cantidad, sino de calidad. El problema catalán no se va a arreglar solo con policías o jueces, aunque lo democrático y justo es defender la soberanía nacional española salvo reforma de nuestra Constitución cambiándola, mientras no se aborde la cuestión de la enseñanza adoctrinadora y los medios de comunicación tergiversadores. Ahí es donde está el caldo de cultivo del nacionalismo secesionista anti-sistema constitucional, anti-español y anti-europeo. Es un nacionalismo injusto, porque lo justo es la cooperación y la solidaridad. Y es un nacionalismo anti-histórico e irracional, porque la historia contemporánea avanza hacia el mundo global, y la libertad y el progreso económico superan sectarismos y fronteras. Pero ahí los tenemos mareándonos la perdiz de lo progre que es volver a los Taifas. 

    (Adaptado del artículo semanal publicado en papel en La Nueva España de Gijón)

    - Página en facebook: Cataluña / Catalunya nos gusta

    - Página en Google+: España nos gusta

    - Cuenta en Twitter: @pacoredondo

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook